EFEWashington

El Departamento de Estado de EE.UU. lamentó este jueves que las restricciones impuestas por Rusia a la llegada de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) impedirán controlar la legitimidad de las elecciones parlamentarias.

"Apoyamos plenamente su posición de principios de que no pueden observar con efectividad las elecciones en circunstancias tan restrictivas", indicó el portavoz Ned Price en un comunicado sobre los comicios a la Duma o cámara baja del Parlamento ruso del 19 de septiembre.

Estados Unidos aseguró que, a pesar de que los observadores de la OSCE no estarán presentes, "la comunidad internacional estará observando" tanto la campaña como la jornada electoral para determinar que hayan sido "limpias y justas".

"Rusia no escapará a la atención internacional", añadió.

Ese mismo jueves, Rusia negó que la ausencia de observadores de la OSCE pueda empañar las elecciones legislativas del 19 de septiembre.

"No influirá de ninguna manera. En la legitimidad de las elecciones solo puede influir lo que piensen nuestros ciudadanos y cómo se garantice el control sobre la marcha de los comicios por parte de la sociedad", dijo Ella Pamfílova, presidenta de la Comisión Electoral Central (CEC), a la prensa local.

Pamfílova lamentó la decisión anunciada el miércoles por la OSCE y adelantó que la CEC envió una carta al organismo con sede en Viena para que reconsidere su decisión.

"Para nosotros tiene una gran importancia la opinión de los observadores internacionales. La mayoría de los que hemos invitado, aparte de la OSCE, vendrán", señaló.

Con la pandemia de coronavirus como argumento, Rusia limitó a 60 el número de observadores que la OSCE podía enviar a este país durante la campaña electoral y la jornada de votación.

La OSCE tenía intención de enviar a Rusia a 80 observadores de largo plazo y otros 420 para supervisar los últimos días de la campaña y la votación propiamente dicha.

El director de la Oficina de la OSCE sobre Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR), Matteo Mecacci, explicó que es esencial que sea el organismo quien fije de forma independiente el número de observadores necesario para su misión de forma que esta sea "efectiva y creíble".

Por su parte, el viceministro ruso de Exteriores, Alexandr Grushko, recordó que la OSCE, debido al peligro de contagio por la covid-19, envió 47 observadores a cubrir las elecciones presidenciales de noviembre pasado en EE.UU., menos de los 80 que Rusia le permite ahora.