EFEWashington

El Departamento de Estado de EE.UU. ratificó este lunes las sanciones contra la mayor naviera del país y su filial E-Sail Shipping Company Ltd (E-Sail), con sede en Shanghái (China), amparado en su normativa contra aquellos que faciliten la proliferación de armas de destrucción masiva y sus partidarios.

Así lo anunció hoy el titular de Exteriores de EE.UU., Mike Pompeo, que informó de la confirmación de la sanción a Líneas Navieras de la República de Irán (IRISL, en inglés) y a E-Sail.

"Aquellos en las industrias comerciales y marítimas que hacen negocios con Irán deben usar transportistas o métodos de envío que no sean IRISL o E-Sail. Cualquier Gobierno, entidad o individuo que elija continuar haciendo negocios con IRISL y / o E-Sail ahora corre el riesgo de exponerse a sanciones", señaló Pompeo.

La decisión se conoció en diciembre del año pasado e incluyó a la aerolínea privada Mahan Air, contra la que se hicieron efectivas las sanciones de forma inmediata.

En ese entonces, Washington otorgó un plazo de 180 días para la entrada en vigor de las sanciones contra la naviera y su filial, para, según la nota difundida hoy, dar a "los exportadores de bienes humanitarios a Irán el tiempo suficiente para encontrar métodos de envío alternativos".

El secretario de Estado puntualizó que IRISL "ha transportado repetidamente artículos relacionados con los programas militares y de misiles balísticos de Irán y también es un antiguo proveedor de otros artículos sensibles de proliferación, incluidos los artículos controlados por el Grupo de Proveedores Nucleares (liderado por EE.UU. y del que forman parte unos 45 países)".

En ese contexto, Pompeo indicó que las designaciones contra esas empresas constituyen "una advertencia clara de que cualquier persona que haga negocios o apoye IRISL o E-Sail está expuesta a posibles sanciones" y corre el riesgo de contribuir a los programas de proliferación de armas masivas de Irán.

El jueves pasado, las autoridades iraníes permitieron la salida del país del veterano de la Armada estadounidense Michael White, que llevaba dos años detenido en Irán, tras un acuerdo con Washington similar a un nuevo intercambio de presos.

La liberación de White, que había sido condenado a diez años de cárcel por insultar al líder supremo iraní, Alí Jameneí, entre otros cargos, coincidió con la del médico iraní-estadounidense Mayid Taheri, detenido en Estados Unidos por violar las sanciones a Irán.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció ese mismo día a Irán la liberación de White y consideró que ese gesto "muestra que un acuerdo es posible", pero el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, respondió alegando que hay un pacto nuclear de 2015, del que Washington se retiró de modo unilateral.