EFESrinagar (India)

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, comienza el lunes en la India una ofensiva diplomática que le llevará también a Sri Lanka, Maldivas e Indonesia, y que busca contrarrestar la creciente influencia de China en la región del Indo-Pacífico y en el Sur de Asia.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, acompañará a Pompeo en un viaje que se produce cuando falta solo una semana para las elecciones estadounidenses, lo que subraya la importancia que Washington da a la creciente tensión con Pekín.

"Estoy seguro de que mis reuniones también incluirán discusiones sobre cómo las naciones libres pueden trabajar juntas para frustrar las amenazas planteadas por el Partido Comunista Chino", aseguró Pompeo en una rueda de prensa en Washington al anunciar el viaje, en la que remarcó la búsqueda de un "Indo-Pacífico libre y abierto".

Dean R. Thompson, encargado de Asia Central y del Sur en el Departamento de Estado estadounidense, aseguró durante una sesión informativa virtual que este viaje "está impulsado por la situación en la región", donde se están produciendo "muchos" acontecimientos.

LA INDIA

La visita a Nueva Delhi, que mantiene en el Himalaya importantes disputas fronterizas con Pekín, se enmarca en la tercera ronda de las conversaciones ministeriales India-EEUU 2+2, que reunirán el martes a Pompeo y Esper con sus homólogos indios Subrahmanyam Jaishankar y Rajnath Singh.

Las dos partes podrían firmar el Acuerdo de Intercambio Básico y Cooperación (BECA), un pacto de intercambio de datos por satélite que permitirá a la India obtener una mayor precisión para el manejo de sus misiles, drones y sistemas de hardware militar.

Este acuerdo se suma a otros tres de seguridad firmados ya entre la India y EEUU, unos pactos que Washington suele limitar a sus socios en la OTAN y a países asiáticos como Japón, Corea del Sur y Australia, con los que forma un bloque de contención a los supuestos deseos expansionistas de China, que amenazan el comercio marítimo.

Pero la tensión de la India con China no se limita al mar, con un contencioso fronterizo en el Himalaya que el pasado junio vivió la peor escalada en décadas, con la muerte en un enfrentamiento con militares chinos de al menos 20 soldados indios.

"Las dos partes (la India y Estados Unidos) enviarán así una señal contundente de sus intereses comunes en la región del Indo-Pacífico por la paz y un orden basado en reglas, que es un eufemismo para abordar conjuntamente una China comunista abiertamente agresiva", afirmó a Efe el analista indio de asuntos militares y estratégicos NC Bipindra.

Bipindra aseguró que el choque fronterizo con China "solo ha alentado a la India a deshacerse de su política anterior de (permanecer) equidistante de Estados Unidos y China, que luchan por la hegemonía mundial".

"La India en general siempre ha apostado por ponerse del lado de las democracias", añadió Bipindra, refiriéndose a la alianza entre Estados Unidos, Australia, Japón y la India conocida como Quad.

La Armada india también celebrará en las próximas semanas, con la participación de los países del Quad, los ejercicios navales Malabar en la bahía de Bengala, cuyo objetivo es, aseguró el Ministerio de Defensa indio, un "Indo-Pacífico libre, abierto e inclusivo".

SRI LANKA, MALDIVAS E INDONESIA

Tras la escala en Nueva Delhi, Pompeo continuará su gira asiática en Sri Lanka, Maldivas e Indonesia, donde, según el analista de defensa, el jefe de la diplomacia estadounidense proseguirá su esfuerzo "por contener la influencia china".

Michael Kugelman, encargado del departamento para el Sur de Asia del estadounidense Wilson Center, reconoció a Efe que "es notable, sin duda, que Pompeo esté visitando varios países de Asia que se han vuelto cada vez más en deuda con la influencia china, pero al mismo tiempo son ambiguos sobre la huella cada vez más profunda de Pekín en su suelo".

"Para Pompeo, un objetivo principal será convencer a los líderes de estos países de que es mejor cubrir sus apuestas con Washington y, por extensión, con Nueva Delhi", aseguró.

El viaje a Colombo se produce después de que China concediera durante la última década préstamos de miles de millones de dólares a la isla para su desarrollo, el último de ellos este mismo mes, de cerca de cien millones de dólares.

China considera a Sri Lanka un punto estratégico fundamental en su ambicioso proyecto comercial de la "Nueva Ruta de la Seda", que Pekín apoya con el impulso de infraestructuras claves como aeropuertos, carreteras y puertos; aunque algunas voces critican que esos préstamos son inviables, una trampa para que caigan endeudados.

Thompson se mostró claro al respecto.

"Instamos a Sri Lanka a tomar decisiones difíciles pero necesarias para asegurar su independencia económica para la prosperidad a largo plazo, y estamos dispuestos a asociarnos con Sri Lanka para su desarrollo y crecimiento económicos", sentenció.

Sarwar Kashani