EFEKabul

Uno de los candidatos favoritos a presidir Afganistán, el actual jefe del Ejecutivo, Abdullah Abdullah, advirtió este domingo de que no reconocerá como "legítimo" el resultado de las elecciones del pasado septiembre, si no se detiene el recién iniciado escrutinio de los votos y la auditoría de los mismos.

"Como nuestros observadores no están presentes para observar el proceso (de recuento), entonces esos resultados no serán legítimos", advirtió Abdullah en una reunión con miles de sus partidarios en Kabul.

El propio equipo del candidato fue el que ordenó el sábado a sus observadores que boicotearan el escrutinio iniciado ese mismo día por la Comisión Electoral Independiente (IEC), que pretende anunciar los resultados preliminares el 14 de noviembre, más de un mes después de las elecciones del 28 de septiembre.

De los 2,7 millones de votos emitidos, solo se contabilizarán los 1,92 millones que fueron verificados biométricamente y de ellos, 86.000 fueron declarados nulos por la Comisión, pero el equipo del candidato sostiene que los votos nulos superan los 300.000, por lo que busca detener el escrutinio y auditoría hasta que la IEC se posicione sobre ello.

En el proceso, la IEC planeó contabilizar y auditar los votos de más de 8.000 de los 26.000 colegios electorales de 33 provincias.

"La comisión debería revisar su decisión. El proceso de recuento debería detenerse; nuestro equipo está listo para las discusiones", dijo Abdullah, quien agregó que "se verán obligados a tomar medidas" si la comisión no detiene el proceso.

Aunque recalcó que sus "próximos pasos serán siempre pacíficos y dentro de la ley" para defender los votos limpios de la gente, advirtió que, si el país entra en crisis, su equipo no se considerará responsable de ello.

"No estamos a favor de la crisis, pero si el país entra en crisis, la responsabilidad recaerá sobre los hombros" del equipo electoral del presidente Ashraf Ghani, considerado su principal rival de entre los 15 candidatos.

"La discusión es por aproximadamente 300.000 votos, ya sean votos (válidos) o no, ¿deberían contabilizarse o no?" se preguntó Abdullah y añadió que "hasta ahora, no se ha encontrado una respuesta lógica para esos 300.000 votos" y la Comisión no ha dado una respuesta clara al respecto.

Entre los 15 candidatos presidenciales, Abdullah y el presidente Ashraf Ghani son los favoritos, tras unos comicios en los que de los 9,6 millones de votantes registrados, tan solo lo hicieron 2,7 millones por los problemas de seguridad y la desconfianza en el proceso electoral.