EFEManila

El Congreso y una representación del Senado proclamaron este miércoles a Ferdinand Marcos Jr. como presidente de Filipinas tras finalizar el escrutinio oficial en la cámara baja más de dos semanas después de las elecciones, celebradas el 9 de mayo.

La apabullante victoria electoral de "Bongbong" Marcos, hijo del fallecido dictador Ferdinand Marcos, se confirmó hoy en el Congreso con el 98,84% del escrutinio y ante la presencia del futuro presidente, que hizo su aparición después de finalizar el recuento y que deberá esperar a jurar su cargo el 30 de junio para comenzar su mandato.

El resultado final es prácticamente idéntico al escrutinio no oficial que se dio a conocer horas después del cierre de urnas el pasado 9 de mayo, con Marcos sumando más de 31,6 millones de votos, algo más del 58,77% del electorado, muy por delante de su inmediata perseguidora, la progresista Leni Robredo (15 millones).

El Congreso y la representación del Senado también proclamaron como próxima vicepresidenta a Sara Duterte al ratificar su aplastante victoria electoral en las elecciones a este puesto, que en Filipinas se vota de forma separada.

La hija del presidente saliente, Rodrigo Duterte, y que formaba tándem electoral con Marcos, obtuvo más de 32 millones de votos (61,2%), a mucha distancia del segundo candidato más votado, Kiko Pangilinan (9,2 millones de votos).

Más de 55 millones de filipinos votaron en estas elecciones, algo más del 82 por ciento de participación electoral, un porcentaje inédito en la democracia filipina, según anunció durante la proclamación el portavoz del Congreso, Juan Miguel Zubiri.

Zubiri, aliado de Marcos, definió con júbilo a este y Sara Duterte como las "estrellas del rock de las elecciones" y destacó que es la primera vez que el presidente y vicepresidente son elegidos por mayoría absoluta.

El presidente saliente, Rodrigo Duterte, estuvo ausente en la proclamación, que sin embargo sí contó con la presencia inesperada de la ex primera dama y madre del futuro Jefe de Estado, la nonagenaria Imelda Marcos, ataviada con sus célebres hombreras, con las que se ganó el apodo de "mariposa de hierro".

Imelda y Ferdinand Marcos gobernaron Filipinas desde 1965 hasta 1986, en lo que se conoció como la "dictadura conyugal" después de que Marcos convirtiera su presidencia en un régimen despótico que silenció brutalmente a la prensa y donde más de 3200 personas fueron asesinadas acusadas de pertenencia a la insurgencia comunista.

Precisamente, el proceso electoral estuvo marcado por una intensa campaña de desinformación a través de las redes sociales, en la que el régimen cleptocrático y opresor de los Marcos fue redibujado como una "época dorada" de crecimiento y notoriedad internacional para el país.