EFENaciones Unidas

Los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas insistieron este miércoles en la necesidad de que Irán cumpla con los objetivos nucleares del acuerdo JCPOA (por sus siglas en inglés) de 2015, así como que el país paralice sus ensayos con misiles.

Esta postura la escenificaron con mayor claridad los países europeos miembros (o a punto de entrar) del Consejo de Seguridad en una declaración conjunta al finalizar la reunión, en la que mostraron su compromiso con el acuerdo nuclear e instaron a Irán y Estados Unidos a no seguir con la escalada de tensiones.

"Lamentamos que Estados Unidos, además de retirarse del plan el 8 de mayo de 2018, impusiera nuevas sanciones y decidiera no ampliar las exenciones respecto al comercio de petróleo con Irán, además de no renovar la exención para proyectos nucleares de no proliferación en el marco del plan", dicen en la declaración conjunta Polonia, Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania y Estonia.

Los seis representantes de los estados europeos recordaron que esas acciones son contrarias a las metas del acuerdo nuclear y también se dirigieron a Irán, pidiéndole que siga dentro de los objetivos del acuerdo.

"Estamos muy preocupados por los anuncios iraníes sobre sus compromisos nucleares. Urgimos con firmeza a Irán a continuar implementando sus compromisos del acuerdo nuclear por completo y que se abstenga de una escalada de la tensión", leyó la representante de Polonia, Joanna Wronecka.

Además, también requirieron a Irán que deje de tomar partido en ensayos balísticos con misiles así como en transferencias armamentísticas, puesto que estas medidas "profundizan la desconfianza e incrementan las tensiones regionales".

Durante la reunión, todos los miembros insistieron en la necesidad de que todas las partes cumplan con lo que está establecido en el pacto, aunque también se repartieron culpas sobre la escalada de tensión en el golfo pérsico.

El embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, defendió que Irán está cumpliendo con su parte en el tratado frente a la retirada del mismo de Estados Unidos y criticó también la escalada de tensiones en la región, en concreto con el torpedeo a dos buques cisterna en el estrecho de Ormuz, del cual EE.UU. ha responsabilizado a Irán.

"Las pruebas de la culpabilidad de Irán no son convincentes", afirmó Nebenzia, que comparó la situación con marzo de 2003, cuando "se inventaron pruebas" para justificar la invasión de Irak: "Todos conocemos muy bien las consecuencias", dijo.

Por su parte, el representante estadounidense Jonathan Cohen subrayó que Irán, con sus acciones "contraproductivas" y un comportamiento "imprudente", está contribuyendo a desestabilizar Oriente Medio.

Asimismo, se refirió al hecho de que Irán no cumpla con lo pactado al seguir comerciando con armas, las cuales aparecen en terceros países.

"¿Alguien se cree realmente que Irán no está detrás de estas ventas?", se cuestionó Cohen.

Irán, presente en la reunión, aseguró que con la retirada de Estados Unidos del tratado, los beneficios del mismo para su país se diluyen, como muestra la nueva puesta en efecto de sanciones.

"En la práctica, el acuerdo se ha convertido en un pacto que solo está siendo respetado por una de las partes. Un acuerdo multilateral no puede ser implementado de manera unilateral. Irán ha hecho mucho y más de lo que le correspondía para preservar el acuerdo nuclear. Irán solo no puede, y no lo hará, cargar con las obligaciones del resto", dijo el embajador iraní, Majid Takht Ravanchi.