EFEToronto (Canadá)

Ron Deibert, director de Citizen Lab, el centro dependiente de la Universidad de Toronto que reveló el espionaje de los móviles de políticos independentistas catalanes con el software Pegasus, defendió la imparcialidad del informe en una carta enviada al eurodiputado de Ciudadanos, Jordi Cañas.

En la carta, que Deibert divulgó este sábado a través de las redes sociales, el investigador canadiense contesta algunas de las 32 preguntas sobre la confección del informe planteadas por Ciudadanos a la Universidad de Toronto, la Escuela Munk de Asuntos Globales y Política Pública, y el Citizen Lab.

En su respuesta, de seis páginas, Deibert niega que Citizen Lab haya recibido financiación de organizaciones españolas para la realización del informe, titulado "CatalanGate" y que fue dado a conocer el pasado 18 de abril.

Deibert también niega que ningún partido político de Cataluña, ni tampoco organizaciones independentistas catalanas, hayan participado en la redacción del informe o en el análisis técnico realizado por los especialistas de Citizen Lab.

El investigador canadiense sí reveló que se coordinó con el periodista estadounidense Ronan Farrow para hacer coincidir la publicación del informe con un artículo sobre el espionaje con Pegasus que apareció el 18 de abril en la revista The New Yorker.

Deibert también dijo que él decidió nombrar el informe "CatalanGate" porque "las víctimas estaban usando el término para referirse al caso".

El título del informe ha sido un motivo de controversia tras saberse que el dominio catalangate.cat fue registrado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las organizaciones independentistas de Cataluña, meses antes de la publicación del informe.

La inclusión de Elies Campo, quien según informaciones de prensa en España está siendo investigado por los servicios de inteligencia por su presunta participación en actividades ilegales, como uno de los autores del informe de Citizen Lab también ha provocado dudas sobre la imparcialidad del estudio.

Deibert señaló que solo supo de las acusaciones contra Campo tras la publicación del informe y negó que su participación plantee un problema ético.

Según Deibert, Campo contactó al centro canadiense en 2020, después de que en 2019 Citizen Lab iniciase "contactos y actividades de investigación".

El director del centro añadió que la labor de Campo se limitó a ayudar a la coordinación de actividades de contacto en Cataluña, siempre bajo su supervisión o la del otro investigador principal del informe, John Scott-Railton.

Además, dijo, el trabajo de Campo nunca planteó un conflicto de interés. En abril, Citizen Lab dijo a Efe que el 1 de febrero de este año, Campo fue contratado como investigador por la institución.

Pero Deibert no aclaró la pregunta de por qué Citizen Lab se centró en España a pesar de que las revelaciones que condujeron a la investigación también señalaban que un total de 20 países habían sido escenario de ataques con el software Pegasus de la empresa israelí NSO Group.

Deibert se limitó a señalar que ha realizado investigaciones en España, Togo y Ruanda, y que hay otras en marcha.