EFEBangui

El Ejército de la República Centroafricana (RCA) está en "alerta máxima" en la frontera septentrional con Chad para "evitar que rebeldes de grupos armados ilegales crucen" a territorio nacional, informó hoy el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

"Cualquier movimiento ilegal del lado chadiano de personas armadas en territorio centroafricano a través de la frontera será reprimido firmemente", afirmó el portavoz del Estado Mayor centroafricano, comandante Augustin Ndango-Kpako, en un comunicado.

En ningún caso, aseguró Ndango-Kpako, "los soldados, gendarmes y policías de las FACA (Fuerzas Armadas de la RCA) cruzarán la frontera de la República de Chad, ni siquiera en caso de persecución rebelde".

La semana pasada, las FACA, con el apoyo de instructores rusos y soldados de Ruanda, tomaron el control de manos de grupos rebeldes en varias ciudades estratégicas importantes como Cabo, Marcounda y Bria, situadas en el norte del país, colindante con Chad.

Y desde ayer, el Ejército también controla Moyenne Sido, una de las veinte comunas de la prefectura de Ouham-Fafa.

"Todos estos pueblos y aldeas ubicados en el norte de la República Centroafricana son puntos de importancia estratégica que las FACA utilizarán para defender las fronteras del norte del país", agregó el comandante.

El Gobierno centroafricano se enfrenta a una coalición de grupos rebeldes que ha estado en retirada desde que se frustró su ataque del pasado 13 de enero contra la capital del país, Bangui.

Sin embargo, el anuncio del Estado Mayor tuvo lugar después de la inesperada muerte esta semana del presiente chadiano Idriss Déby, que dirigía el país desde 1990, en combates contra rebeldes.

Los combates estallaron el pasado 11 de abril tras una incursión en el norte del territorio nacional chadiano del opositor Frente por la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT, en sus siglas francesas), que también tiene bases en Libia.

A la situación bélica se suma la inestabilidad creada por la muerte y sucesión de Déby, de cuyo poder se ha apropiado un hijo suyo, Mahamat Idriss Déby, de 37 años, al frente del llamado Consejo Militar de Transición (CMT).

El FACT ha advertido de que "Chad no es una monarquía", de que "no puede haber una transmisión dinástica del poder" y avisado que sus fuerzas "se dirigen hacia Yamena (la capital chadiana)".

Otro grupo rebelde, el Consejo de Mando Militar para la Salvación de la República (CCMSR), expresó su apoyo al FACT y señaló que "no puede haber sucesión monárquica en Chad", por lo que "la lucha de liberación debe continuar" hasta poner "fin a este sistema dictatorial".

Idriss Déby era un gran aliado de Occidente, especialmente de Francia, en la lucha contra el terrorismo yihadista en la región del Sahel.