EFEDamasco

Las fuerzas gubernamentales sirias han avanzado en el norte de la provincia de Hama, donde las facciones armadas opositoras han perdido casi todos sus dominios, y han conquistado la localidad de Kafr Zita y otros pueblos, además de rodear la zona donde se ubica un puesto de observación turco.

Una fuente militar siria aseguró a Efe que el Ejército amplió su control en la zona con la toma siete localidades, zonas y colinas estratégicas, entre las que destacan Kafr Zita, Al Latmín y Al Latamna, en el norte de la provincia de Hama.

El avance se produce después de horas de enfrentamientos con los grupos armados, incluido el islamista Ejército de la Misericordia, que tenía en Kafr Zita y en el pueblo de Al Siyad dos bases destacadas, según la fuente que pidió el anonimato.

Las fuerzas armadas, y los servicios de emergencia y sanitarios están preparados para la llegada de los civiles a través del "corredor humanitario" que ayer decidió abrir el Ejército en la zona de Suran, en el norte de Hama, para permitir la salida de aquellos que permanecen en las áreas rebeldes, en medio del fuego cruzado, agregó la fuente castrense.

Con los últimos avances de las tropas leales al presidente Bachar al Asad, ha quedado completamente aislada y cercada la zona de Morek, en el norte de Hama, donde se encuentra un puesto de observación de Turquía, establecido en virtud de un pacto sellado con Rusia en septiembre de 2018.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con sede en Reino Unido pero una amplia red de colaboradores sobre el terreno, señaló que el puesto de observación turco está cercado, así como los combatientes opositores que estaban en la población de Morek, y se desconoce si a los soldados turcos se les permitirá salir.

Es la primera vez que el Ejército de Damasco recupera el control de algunas de esas localidades en el norte de Hama desde el año 2012, cuando los grupos rebeldes tomaron el control de la zona en el marco del conflicto que estalló un año antes, destacó el Observatorio.

Las fuerzas gubernamentales tomaron este miércoles la importante localidad de Jan Shijún, en el sur de Idlib, que es la única provincia que permanece casi en su totalidad en manos de las facciones rebeldes e islamistas, incluida la exfilial siria de Al Qaeda.

El Ejército sirio y sus aliados, sobre todo Rusia, dieron comienzo a una ofensiva en el norte de Hama e Idlib a finales del mes de abril, lanzando primero una intensa campaña de bombardeos antes de progresar sobre el terreno.

En esos bombardeos sirios y rusos, y en los ataques de artillería, han perdido la vida más de 500 civiles y 576.000 se han visto desplazados en los pasados cuatro meses, según datos de la ONU.