EFEEl Cairo

La tensión en la región siria de Idlib aumentó hoy tras un ataque aéreo contra un convoy turco en el sur de la provincia, último bastión rebelde en el país, mientras las tropas de Damasco han avanzado para capturar la localidad estratégica de Jan Shijún, dominada por insurgentes, adonde entraron ayer por primera vez desde 2014.

El Ministerio de Exteriores sirio indicó hoy que un convoy turco se dirigía a Jan Shijún "para rescatar a los terroristas derrotados del Frente al Nusra", como se denominaba hasta julio de 2017 la exfilial siria de Al Qaeda, según la agencia estatal SANA.

La exfilial siria de Al Qaeda está integrada en el Organismo de Liberación del Levante, que controla prácticamente la región de Idlib, y es el principal objetivo de Damasco y Moscú.

Sin pronunciarse sobre los bombardeos, una fuente del departamento de Exteriores calificó la entrada de las tropas de Ankara en su territorio de "violación escandalosa de la soberanía, unidad y paz del territorio sirio".

"Esta actitud hostil del régimen turco no afectará de ninguna forma a los esfuerzos del Ejército sirio para perseguir al remanente de terroristas en Jan Shijún, entre otras zonas, hasta limpiar todo el territorio sirio de la presencia terroristas", indicó SANA.

En esta acción, según la versión del Ministerio de Defensa turco, tres civiles perecieron y otros doce resultaron heridos, sin bajas en las filas de los turcos, estacionados en puestos de observación en el país árabe en base a un acuerdo con Rusia pactado el pasado otoño.

"Un ataque aéreo lanzado contra nuestro convoy a las 08:55 (05:55 GMT) causó la muerte de tres civiles y dejó a otros doce heridos. Condenamos enérgicamente este ataque, que contradice los acuerdos, la cooperación y el diálogo existentes con Rusia", declaró Defensa.

El comunicado detalla que el Ejército turco desplegó ayer sus fuerzas en la zona "ante la violación de todos los memorandos y acuerdos" y para "garantizar la seguridad de nuestro puesto de observación".

Ankara afirma que había "proporcionado información previa a Rusia" y espera que se tomen "las medidas necesarias" para evitar la repetición de "tales incidentes".

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, aseveró que las aviaciones siria y rusa atacaron a las tropas turcas cuando estaban estacionadas en la carretera Damasco-Alepo a la altura de Maarat al Numan, en el sur de Idlib.

Este ataque, según la ONG, causó la muerte de un combatiente de un grupo rebelde apoyado por Ankara y heridas a varios más.

De acuerdo con su versión, 25 vehículos con soldados y equipamiento militar y logístico se adentraron esta mañana en territorio sirio por el paso fronterizo de Bab al Haua y se dirigieron al sur de Idlib, parando en Maarat al Numan "debido a un bombardeo".

El Ejército sirio continúa hoy su ofensiva aérea y terrestre para tomar el control del importante bastión rebelde de Jan Shijún y se encuentra ya a unos 500 metros de su centro urbano, después de entrar anoche en la periferia, indicó una fuente militar siria a Efe.

Hace doce días, se suspendió el cese de hostilidades que el Gobierno sirio había proclamado apenas cuatro días antes en Idlib, acusando a las facciones y a su aliado Ankara de no respetar el pacto de Sochi.

El acuerdo de Sochi, sellado por Turquía y Rusia en septiembre de 2018 y que nunca fue respetado del todo, establecía la creación de una zona desmilitarizada que abarcaba Idlib, el norte de Hama y la mediterránea Latakia, así como el oeste de Alepo, zona que debería estar bajo supervisión conjunta de turcos y rusos.