EFELuanda

El expresidente de Angola José Eduardo dos Santos se encuentra ingresado en cuidados intensivos en un hospital de Barcelona (España), tras haber sufrido un paro respiratorio, según confirmaron este viernes a Efe fuentes de su entorno familiar.

El expresidente, de 79 años, arrastra problemas de salud desde hace varios años.

Desde 2006, el Instituto de Cardiología y Medicina Interna del Centro Médico Teknon de Barcelona se encargaba de hacer exámenes médicos regulares y de dar tratamiento al exmandatario, según había confirmado la propia clínica el pasado mayo, con motivo de otra hospitalización.

Fuentes de la familia de Dos Santos confirmaron hoy a Efe que el expresidente se encuentra sedado y conectado a aparatos médicos tras haber sufrido un paro respiratorio.

Junto a él se encuentran su actual esposa, Ana Paula dos Santos (de la que se encuentra informalmente separado), y los hijos de ambos.

Dos Santos gobernó Angola con mano de hierro entre 1979 y 2017 y fue uno de los mandatarios africanos que permaneció durante más tiempo en el poder.

Su gobierno estuvo marcado por altos niveles de corrupción y nepotismo.

Aunque él que no ha sido procesado judicialmente, su familia sí ha sido blanco de investigaciones.

El caso más polémico es el de su hija Isabel dos Santos, después de que la investigación periodística de los llamados "Luanda Leaks", con unos 700.000 documentos, expusiera un entramado de sociedades pantalla, empresas en paraísos fiscales y favores políticos que hicieron de Dos Santos la mujer más rica de África.

En 2017 ,José Eduardo dos Santos renunció a presentarse a un nuevo mandato y el actual presidente angoleño, Joâo Lourenço, lo reemplazó en el cargo tras ganar las elecciones en el país para su mismo partido, el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), que lleva gobernando la nación desde su independencia de Portugal en 1975.

Lourenço ascendió entonces al poder entre promesas de limpiar las instituciones de corrupción y de diversificar la economía (fuertemente dependiente del petróleo), pero durante su mandato Angola realizó escasos progresos.