EFEZagreb

El liberal-ecologista Robert Golob, líder del Movimiento Libertad (GS) y ganador de las elecciones legislativas eslovenas del 24 de abril, alcanzó hoy un acuerdo para formar una coalición de Gobierno con el partido socialdemócrata (SD) y Levica (Izquierda).

Con 53 de los 90 escaños del Parlamento, el nuevo Gobierno será "firme y estable", prometió Golob en un acto en Liubliana transmitido en directo por la agencia STA.

Experto en energía y de 55 años, Golob sustituirá, previsiblemente a principios de junio, al populista de derechas Janez Jansa en el cargo de primer ministro.

El acuerdo de coalición incluye un programa para el periodo 2022-2026 y fue firmado por el futuro jefe de Gobierno y los líderes del SD y Levica, Tanja Fajon y Luka Mesec, respectivamente.

La jefa de los socialdemócratas será vicepresidenta del Gobierno y ministra de Exteriores, mientras que Mesec ocupará la cartera de Juventud y Asuntos Sociales.

Las prioridades de la coalición son fortalecer la economía, la seguridad social y el Estado de derecho, así como la transición verde y digital.

Además, el futuro Gobierno se propone devolver a Eslovenia "al núcleo de Europa", después de que Jansa mantuviera relaciones tensas con Bruselas.

Pero según Golob, los primeros desafíos serán encarar el alza de los precios de la energía y un posible rebrote de la covid-19 en otoño.

Se espera que el Parlamento confirme el miércoles a Golob como nuevo primer ministro, mientras que su gabinete podría ser votado a comienzos de junio.

El GS ganó las legislativas con un 35 % de los votos o 41 de los escaños, el SD obtuvo el 7 % y 7 escaños, mientras que Izquierda cuenta con 5 escaños tras conseguir un 4 % de los sufragios.

Los dos diputados de las minorías -la húngara y la italiana- han prometido su apoyo al nuevo Gobierno.

Con 27 diputados (24 % de votos), el conservador Partido Demócrata Esloveno (SDS) de Jansa, conocido como "el Orbán esloveno", pasa a la oposición, donde también queda su aliado NSi (8 escaños).

Golob fundó el GS en enero y en pocas semanas logró ganarse la confianza de los electores con la visión de una fuerte transición verde y del restablecimiento de los valores democráticos en el país.