EFELondres

El líder de la oposición en el Reino Unido, el laborista Keir Starmer, acusó este domingo al primer ministro, Boris Johnson, de "haber violado la ley" con la celebración de fiestas en su residencia de Downing Street y de posteriormente "haber mentido sobre lo que sucedió".

En una entrevista con la BBC, Starmer destacó que resulta evidente que se celebraron "fiestas a escala industrial" en Downing Street y recordó que, de hecho, no se han desmentido la mayoría de las revelaciones.

"Creo que la gente ya se ha formado una idea. Los hechos hablan por sí mismos. Creo que el primer ministro infringió la ley y después mintió sobre lo que había sucedido", señaló el laborista, a quien los sondeos otorgan una amplia ventaja sobre Johnson en unas supuestas elecciones generales.

Starmer criticó que la posición oficial del Gobierno haya sido hasta ahora pedir que se espere al resultado de la investigación interna que está dirigiendo la alta funcionaria Sue Gray, ya que "después de todo, Downing Street se ha disculpado ante la reina por algunas de las fiestas que se celebraron".

Según reveló la prensa británica, dos festejos de despedida de sendos empleados del gabinete se celebraron un día antes del funeral por el marido de la reina, Felipe, y en pleno luto nacional, por lo que el Ejecutivo presentó sus excusas a Isabel II.

Starmer, que fue anteriormente fiscal general, reclamó que los resultados de la investigación de Gray pasen posteriormente a la policía para que examine si hubo comisión de delitos.

"Se me ha instado muchas veces a que pida la dimisión del primer ministro. Siempre me he resistido, pero hemos llegado a un punto en que el primer ministro ha degradado la institución y ha perdido toda su autoridad, no solo en su partido, sino en todo el país. Es de interés nacional que se vaya", agregó el laborista.