EFESeúl

El nuevo ministro de Unificación surcoreano, Kwon Young-se, advirtió hoy que la respuesta de Seúl a un nuevo test nuclear norcoreano puede ser "más severa" en comparación con anteriores Gobiernos, aunque insistió en que la puerta al diálogo y a prestar ayuda humanitaria sigue abierta.

Kwon, de 63 años y nombrado en abril como nuevo responsable de las relaciones con el vecino, consideró hoy en una rueda de prensa ofrecida en el Club de Corresponsales de Seúl que Pionyang está aprovechando el nuevo escenario, considerado como una "nueva guerra fría", para mejorar "los avances de sus capacidades nucleares".

"Este es un desafío fundamental y muy serio, puesto que queremos hacer realidad la reunificación de la península coreana a través de la desnuclearización del Norte y la normalización de relaciones intercoreanas", añadió.

Con respecto a los preparativos captados desde febrero por los satélites para una nueva prueba nuclear del Norte, Kwon confirmó que "todo está listo" y que "lo que resta es una decisión política (del líder Kim Jong-un)" para llevarla a cabo.

Corea del Norte, que lleva aislada con el exterior por la pandemia desde 2020, no mantiene comunicación directa con el Sur desde entonces y está volcada en la ejecución de un plan de modernización armamentística.

La pasada semana se celebró una junta de la poderosa Comisión Militar Central norcoreana en la que el régimen sugirió nuevamente el despliegue de armas tácticas nucleares en su frontera con el Sur, con el que sigue técnicamente en guerra desde hace más de 70 años.

"Este giro hacia las armas tácticas apunta a que el objetivo parece ser (además de EE.UU.) también Corea del Sur. Aquellos que creían que el programa nuclear y de misiles norcoreano no tenía como objetivo el Sur, parece que se equivocaban", aseveró Kwon.

El ministro advirtió además que, tras cinco años de una administración liberal en Seúl que ha sido muy tolerante con Pionyang, la respuesta del nuevo Gobierno conservador en Seúl a un nuevo test atómico "podría ser más severa que lo visto antes con cualquier Administración surcoreana".

Con respecto a la situación de la ola de covid en Corea del Norte, donde el régimen asegura que lo peor ha pasado, Kwon estuvo de acuerdo en que los datos ofrecidos -que incluyen un nivel de infección muy rápido pero a su vez muy pocas muertes- dan pie a todo tipo de especulaciones.

Kwon dijo que Seúl sigue sin recibir "ninguna respuesta" con respecto a la oferta de ayuda sanitaria para combatir el tema covid.

"Aparte de a China, no nos consta que haya respondido a ninguna otra oferta de ayuda", explicó en referencia a la posibilidad, avalada por la Alianza Global para la Vacunación GAVI, de que Pionyang ya ha recibido vacunas de Pekín y ha comenzado a administrarlas.