EFESofía

El Parlamento búlgaro aprobó este viernes una moción que autoriza al primer ministro en funciones, el proeuropeo Kiril Petkov, a levantar el veto de Bulgaria contra el inicio de las negociaciones de entrada en la Unión Europea (UE) de Macedonia del Norte.

El texto, que se refiere a una propuesta de la actual presidencia francesa de la UE, fue aprobado por 170 diputados, rechazado por 37 y otros 21 se abstuvieron.

De esta forma, el primer ministro, que acaba de perder una moción de censura y que dimitirá formalmente la semana próxima, podría anunciar durante la cumbre europea de Bruselas hoy el fin del bloqueo contra Macedonia del Norte, que afecta también a Albania.

La moción recibió el apoyo de los gobernantes partidos reformistas PP (de Petkov) y "Bulgaria Democrática", así como de las formaciones opositoras GERB (populista conservador) y DPS (de la minoría turca), de la minoría turca.

El Parlamento aprobó que el Gobierno en funciones dé su visto bueno a la propuesta francesa al cumplirse cuatro condiciones.

Éstas incluyen garantizar que los búlgaros estarán incluidos en la Constitución de Macedonia, descartar cualquier posibilidad de que Bulgaria tenga que reconocer la lengua macedoniayy , que la Comisión Europea vigile y controle el cumplimiento por parte de Skopje del Tratado de amistad y buena vecindad de 2017.

Bulgaria bloquea desde finales de 2020 el inicio de las negociaciones de entrada en la UE del país vecino por una disputa sobre el pasado común.

Sofía acusa a Skopje de no proteger los derechos de los ciudadanos de etnia búlgara en Macedonia del Norte y de usar lenguaje de odio acerca del pasado común.

El veto búlgaro contra el inicio de las conversaciones afecta también a Albania, cuyo camino hacia la UE está ligado al de Macedonia del Norte.

Por eso, el gobierno albanés calificó este jueves como "una vergüenza" el veto búlgaro, confirmado por el propio Petkov, quien dijo ayer que solo con un voto favorable del Parlamento puede levantar el bloqueo.

Después de que la UE concediera el estatus de país candidato a la adhesión a Ucrania y Moldavia, Sofía se encuentra bajo creciente presión para no bloquear los avances hacia la UE de los países de los Balcanes occidentales, en particular de Macedonia del Norte y Albania, dos aliados de Bulgaria en la OTAN.