EFEBarcelona (España)

El partido catalán PDeCAT (centroderecha) dio hoy un paso más a favor del independentismo al elegir una nueva dirección avalada por el expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, huido de la Justicia española, "sin renunciar al ejercicio unilateral del derecho a la autodeterminación".

Puigdemont celebró que el PDeCAT haya decidido sumarse a su proyecto de la Crida Nacional por la República (Llamamiento Nacional por la República), en un vídeo grabado en Alemania y difundido en la clausura de la asamblea del partido.

Según aprobó hoy el PDeCAt, el "mandato democrático" del referéndum "autodeterminación" del 1 de octubre pasado -declarado inconstitucional- "obliga" a los representantes del pueblo catalán a buscar la forma "más rápida y efectiva" de crear una república, y esto debe llevarse a cabo "lo antes posible".

Y "preferiblemente con el acuerdo del Gobierno español, pero sin renunciar al ejercicio unilateral del derecho a la autodeterminación del pueblo de Cataluña", se precisa.

La unilateralidad ya estaba planteada en los estatutos del PDeCAt hace dos años, cuando se fundó, pero la dirección tuvo que eliminarla para poder inscribirlo en el registro de partidos del Ministerio español del Interior.

La anterior coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, cedió este sábado a la presión de Puigdemont y renunció a seguir liderando el partido para facilitar así una candidatura única y de integración para dirigirlo.

"Queremos un partido grande, donde todos sumen, donde no sobre absolutamente nadie. Pero es evidente que la coordinadora general del PDeCAT no puede ser que no tenga la confianza (...) de Puigdemont. Y yo no la tengo, como es evidente", constató ayer Pascal.

En el trasfondo de la pugna subyacía una disputa estratégica, provocada por la apuesta de Puigdemont por fundar la Crida, un nuevo movimiento que pretende aglutinar a diferentes sectores del independentismo pero que, en la práctica, podría suponer la liquidación por absorción del propio PDeCAT.

Pascal defendió ante la asamblea que el partido "se sume" al nuevo proyecto, pero dejando claro al mismo tiempo que eso debe ser compatible con mantener un PDeCAT "fuerte".

La nueva dirección, formada por miembros de distintos sectores del partido, está encabezada por David Bonvehí como presidente e incluye varios colaboradores de Pascal.

Entre llamadas a la unidad por el riesgo de división del partido, la lista de integración de Bonvehí obtuvo el 65,27 % de los votos de los participantes en la asamblea frente a una candidatura alternativa minoritaria que se presentó en el último instante.

El ex ministro principal de Escocia Alex Salmond, invitado a la asamblea, expresó su admiración por la "paciencia y el coraje" del soberanismo catalán y reivindicó la autodeterminación como derecho "universal", aunque recordó que le costó años acordar un referéndum con el gobierno británico.