EFESídney (Australia)

El primer ministro australiano, Anthony Albanese, afirmó este jueves que la semana que viene se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron, en París para restablecer relaciones, deterioradas tras la ruptura el año pasado del acuerdo de compra de unos submarinos franceses.

En declaraciones a la cadena australiana ABC, Albanese, que participará la semana que viene en la cumbre del G7 en Alemania y la de la OTAN en Madrid, dijo que ha sido invitado por Macron y espera un recibimiento caluroso.

"Tenemos que reiniciar las relaciones. Ya hemos tenido conversaciones muy constructivas", dijo el mandatario australiano y líder Partido Laborista, ganador de las elecciones del pasado mayo.

El pasado 11 de junio Francia manifestó su voluntad de superar la crisis diplomática con Australia por el contrato gigante de compra de submarinos que ese país rompió en septiembre, después de que Canberra anunciara un acuerdo para el pago de una indemnización a los astilleros franceses implicados.

Se trata de 555 millones de euros (unos 583 millones de euros) que las autoridades australianas abonarán a Naval Group por romper el contrato de manera unilateral.

Fue el anterior Gobierno nacional-liberal de Scot Morrison el que desechó el contrato, firmado en 2016 y valorado en 90.000 millones de dólares australianos (63.400 millones de dólares estadounidenses o 60.500 millones de euros), para la construcción de una docena de submarinos franceses propulsados por motor diésel.

El país oceánico rompió el acuerdo inmediatamente después de sellar una alianza de seguridad con EEUU y el Reino Unido (AUKUS) que le permite el acceso a la tecnología estadounidense para la construcción de submarinos nucleares.

El Gobierno francés acusó entonces al Ejecutivo australiano de "romper la relación de confianza" entre ambos países al desechar el acuerdo con carácter "unilateral".

Francia llegó a llamar a consultas a los embajadores de Australia y Estados Unidos, una decisión inédita en las relaciones con esos aliados.

Tras su victoria electoral, Albanese recibió una llamada de felicitación de Macron y los dos mandatarios decidieron reconstruir la confianza entre ambas naciones.