EFENaciones Unidas

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lamentó y condenó enérgicamente las ejecuciones de nueve rebeldes hutíes en Yemen, acusados de estar involucrados en el asesinato en un ataque aéreo del líder político del movimiento chií, Saleh al Samad, en 2018.

Esas acciones son resultado de procesos judiciales "que no parecen haber cumplido con los requisitos de juicio justo y debido proceso bajo el derecho internacional", dijo Guterres en un comunicado a través de su portavoz, Stéphane Dujarric.

Al destacar que se opone al uso de la pena de muerte en todas las circunstancias, Guterres recordó que el derecho internacional establece condiciones estrictas para la aplicación de la pena capital, incluido el cumplimiento de las normas sobre juicios justos y debido proceso.

Guterres pidió "urgentemente" a todas las partes y autoridades que adopten una moratoria sobre la ejecución de la pena de muerte.

Yemen es uno de los ocho países de Oriente Medio en los que, según el último informe sobre la pena de muerte en el mundo de Amnistía Internacional, se aplica la pena de muerte.

Los nueve hombres, -uno de los cuales, según informes citados por la ONU, era menor de edad en el momento de la detención-, fueron ejecutados en la plaza Tahrir, ante una multitud que gritaba lemas del movimiento insurgente, que controla la capital yemení desde 2014.

Tras salir de los dos vehículos en que fueron llevados al lugar, un juez hutí leyó los veredictos, mientras que los acusados gritaron "¡Estamos oprimidos, ustedes son unos mentirosos", según constató Efe.

Los hombres fueron ejecutados por un verdugo que les disparó, uno por uno, por la espalda mientras yacían boca abajo, ante los gritos y vítores de cientos de espectadores y policías.

De acuerdo con el comunicado, el secretario general también está preocupado por un ataque aéreo de la coalición liderada por Arabia Saudí en Shabwa que presuntamente mató al menos a seis civiles de la misma familia.

Guterres también recordó que el derecho internacional humanitario prohíbe dirigir ataques contra civiles e infraestructura civil.

Hizo un llamado a todos los actores a que cesen la violencia y exhortó a los partidos yemeníes a comprometerse con la ONU de buena fe y sin condiciones previas para revitalizar el diálogo político para encontrar una solución pacífica negociada al conflicto que satisfaga las legítimas demandas y aspiraciones del pueblo yemení.

Esta fue la primera ejecución pública de los hutíes relacionada con el asesinato de líderes en ataques aéreos realizados por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que interviene desde 2015 en Yemen contra el movimiento insurgente y a favor del Gobierno internacionalmente reconocido del país.

Los nueve ejecutados fueron acusados en agosto de 2020 de participar en el asesinato de Al Samad, presidente del Consejo Político Supremo de los hutíes, el cargo político más alto de los rebeldes, que murió en abril de 2018 junto con siete guardaespaldas.