EFELondres

La presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, consideró este martes "inaceptable" el "escaso respeto por la paz y la estabilidad" en Irlanda mostrado por el Gobierno británico y pidió "firmeza" a la comunidad internacional para encontrar una resolución a la cuestión del Protocolo del Brexit para Irlanda del Norte.

En declaraciones a Efe durante una visita a Londres, la líder del partido nacionalista en la República de Irlanda dijo que la actual situación de parálisis institucional que sufre la provincia británica generada por la ausencia de acuerdo entre Londres y Bruselas sobre la implementación del Protocolo "tiene que resolverse y puede resolverse".

Para ello, "simplemente hace falta que el Gobierno británico se involucre de buena fe", agregó.

El controvertido mecanismo, pactado como parte del acuerdo del Brexit por el Ejecutivo de Londres y la Unión Europea, establece controles comerciales entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte para evitar una frontera física entre las dos Irlandas, en cumplimiento del acuerdo de paz de Viernes Santo (1998), que zanjó el conflicto en la región.

Su implementación ha generado un gran malestar entre la comunidad protestante norirlandesesa y su principal representante, el Partido Democrático Unionista (DUP).

Ese partido rechaza ahora compartir gobierno en la Asamblea de Belfast con el Sinn Féin -antiguo brazo político del ya inactivo IRA y defensor de la reunificación de Irlanda- hasta que no se erradiquen partes del protocolo que percibe como dañinas para la economía de Irlanda del Norte y, en su opinión, ponen en riesgo la relación de la región con el Reino Unido.

Con relación a este punto, McDonald dijo a Efe que "si Boris Johnson y su Gobierno están dispuestos a entablar conversaciones de buena fe con la Comisión Europea, entonces estos problemas podrán resolverse, de eso no hay ninguna duda".

No obstante, la presidenta del Sinn Féin lamentó que "ahora mismo, lo que tenemos es a Boris Johnson y a su Gobierno actuando de manera temeraria y mostrando una escasa consideración por la paz y por la estabilidad de Irlanda".

"Esto es claramente inaceptable, y necesitamos que la comunidad internacional se mantenga muy firme, que no pestañee, a fin de asegurar que el Gobierno británico comprenda que la única manera de resolver todo esto es mantener un diálogo de buena fe", dijo.

El Sinn Féin, que logró por primera vez una histórica victoria en las elecciones en Irlanda del Norte del pasado 5 de mayo, "no contempla el fracaso" en ese sentido, ya que "hay demasiado en juego y hemos invertido demasiado en construir paz y estabilidad en Irlanda", advirtió.

"Creo que ahora hay que ejercer la máxima presión sobre Boris Johnson y tiene que dejar los juegos con Irlanda", indicó.

REFERÉNDUM SOBRE LA REUNIFICACIÓN EN LA PRÓXIMA DÉCADA

Preguntada por la posibilidad de que se vaya a celebrar una consulta sobre la reunificación de Irlanda en un futuro, respondió que "todos los indicadores marcan un cambio enorme por toda Irlanda, norte y sur" y que "no cabe ninguna duda de que tendremos referéndum sobre la reunificación en esta década".

En este sentido, McDonald consideró que "la preparación es clave", ya que su partido quiere que "el cambio sea ordenado, que sea pacífico y democrático".

McDonald participó también en un encuentro en Londres con medios de comunicación junto con Michelle O'Neill, que será la nueva ministra principal del Ejecutivo de poder compartido si los unionistas aceptan finalmente entrar en él, y Conor Murphy, ministro de Finanzas en funciones en la Asamblea autónoma norirlandesa.

En su intervención, la presidenta del partido afeó al Gobierno de Johnson su disposición a romper unilateralmente el Protocolo si la Unión Europea no accede a sus demandas para modificarlo durante las negociaciones en curso.

La política dublinesa lamentó que el Ejecutivo tory "está dispuesto a actuar de manera unilateral, fuera de la legislación internacional, para romper su palabra y romper los acuerdos", lo que "ocasiona dificultades considerables" en la isla de Irlanda.

La pasada semana, la titular británica de Exteriores, Liz Truss, anunció en el Parlamento que el Gobierno tramitará "en las próximas semanas" un proyecto de ley que introduciría en la provincia británica un sistema alternativo al que contempla dicho protocolo, lo que tendría el efecto de anular parte de lo acordado en 2020 con Bruselas.

CRÍTICAS AL DUP

Por su parte, Michelle O'Neill, vicepresidenta del partido, dijo que es "absolutamente vergonzoso" que el DUP "tenga a la sociedad como rehén" con su negativa a formar Gobierno por su rechazo al protocolo.

Según la líder del Sinn Féin en la provincia británica -hija de un excombatiente del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA)-, "no hay nada que el Ejecutivo (de Irlanda del Norte) pueda hacer para suavizar la implementación del Protocolo, eso depende del Gobierno británico y la Comisión Europea".

"Pero tengo la seguridad de que si se niega la democracia, si no se respeta el resultado de las elecciones, veremos un mayor número de votantes en otras elecciones", agregó.

Patricia Rodríguez