EFEMadrid

La transmisión de la covid-19 sigue a la baja en España, con 149,2 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, cinco puntos menos que ayer, lo que sitúa al país ya en riesgo medio de contagios, según los últimos datos oficiales.

Si embargo, la cifra de fallecidos en las últimas 24 horas sigue siendo muy elevada, con 637 muertos más en las últimas 24 horas.

El Ministerio español de Sanidad notificó hoy un nuevo descenso mínimo de la ocupación en las ucis, que se sitúa en el 25,1%, tres décimas menos que el jueves. Este viernes hay ingresados 9.896 enfermos de covid (304 menos que ayer) en los hospitales, lo que supone una ocupación del 7,8 %.

En total, España registró hoy 6.654 nuevos positivos, con lo que la cifra total de contagios se eleva a 3.149.012 y la de muertes a 71.138.

Con el nuevo descenso de la incidencia acumulada ya solo las ciudades autónomas norteafricanas de Ceuta y Melilla están por encima de los 250 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, el umbral del riesgo extremo de transmisión, pues Madrid descendió hasta 245 y se sitúa en el límite de riesgo alto.

SEMANA SANTA

A las puertas de Semana Santa, todavía se está a la espera una decisión conjunta entre las autoridades sanitarias nacionales y las regionales sobre las medidas a adoptar para evitar una nueva ola de contagios en España, después de que la cifra de esta tercera ola se haya estabilizado.

La Comisión de Salud Pública acordó ayer proponer de cara a esos días que las comunidades autónomas se cierren perimetralmente y fijen el toque de queda desde las 22.00 a las 6.00 horas. Además, que se limiten las reuniones en espacios públicos o privados a un máximo de cuatro personas.

En estas recomendaciones se incluye la no celebración de encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes.

Sin embargo, hasta el miércoles de la semana próxima, cuando se lleve a cabo la reunión entre el Gobierno y los Ejecutivos regionales, estas medidas no son definitivas y algunas regiones, como Madrid, gobernada por los conservadores, se niegan a acatar estas normas.