EFEAlicante (España)

España planteará en la próxima cumbre de la OTAN en Madrid que la agresión rusa a Ucrania no debe desatender las amenazas que provienen del flanco sur, especialmente de la región africana del Sahel, adonde desde Irak y Siria se ha desplazado "el mayor epicentro terrorista del planeta".

Así lo avanzó este jueves el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en una intervención por videoconferencia desde Madrid en la inauguración de la jornada preparatoria de la cumbre de Madrid "OTAN-Flanco Sur: el Mediterráneo y el Sahel" organizada en Casa Mediterráneo, con sede en la ciudad española de Alicante (este).

Tras señalar en varias ocasiones que "el desafío más grave y acuciante" de la OTAN viene de la invasión rusa en Ucrania, Albares aseguró que "ésta no es la única amenaza, porque Rusia está presente también en sur", y se refirió a la reciente reunión contra el Estado Islámico en Marrakech (Marruecos) para concluir que "el mayor epicentro terrorista del planeta en estos momentos ha basculado de Siria e Irak hacia el Sahel, muy cerca de España".

En esta zona al norte del África subsahariana hay que sumar a la "amenaza yihadista" y al momento crítico económico y político, según el ministro, "una influencia militar rusa creciente".

A esto habrá que añadir en el Sahel "los graves problemas que ya se vislumbran y que en los próximos meses se van a plantear con toda su crudeza de seguridad alimentaria por el incremento de los precios del trigo y los fertilizantes a causa de la crisis rusa, que impactará en países con estructuras alimentarias débiles".

Sobre la cumbre de la OTAN en Madrid, Albares anticipó que será "crucial" porque se celebra cuando "la seguridad y paz de Europa están amenazadas por uno de los mayores desafíos desde la caída del muro de Berlín" con el regreso de un escenario "de presión militar en territorio europeo como instrumento de política exterior".

Pese a que Rusia ha provocado la vuelta "al pasado más oscuro de nuestro continente", Albares repitió la idea de que los países de la OTAN tienen amenazas directas desde el flanco sur.