EFERoma

El presidente argentino, Alberto Fernández, se reunió hoy con el papa Francisco y con las máximas autoridades italianas en su última etapa de la gira europea de esta semana con objeto de recabar apoyos para la renegociación de la deuda de su país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París.

Aunque en un principio no estaba previsto en su agenda, Fernández podría reunirse este viernes en Roma con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, que participará en un seminario organizado por el Vaticano sobre los desafíos éticos, económicos y políticos en este momento de crisis y en el que coincidirá de nuevo con el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

El mandatario comenzó su etapa italiana siendo recibido en audiencia por el papa, con el que se reunió solo 25 minutos, antes de reunirse e también con el presidente italiano, Sergio Mattarella, y el primer ministro, Mario Draghi.

La renegociación de la deuda argentina, que asciende a unos 47.000 millones de dólares, ha sido el eje de las conversaciones mantenidas durante la gira por Portugal, España y Francia, y lo volvió a ser hoy en Italia.

En su breve entrevista con el papa, en comparación con los 45 minutos que le dedicó el pontífice el año pasado, Fernández puso al día a Francisco de los avances en las negociaciones sobre la deuda, según explicó el mandatario a los periodistas tras la reunión.

El papa, que ha abogado en numerosas ocasiones por que las grandes potencias alivien la deuda de los países menos desarrollados, "como siembre hace, expresó su idea de apoyarnos en todo lo que pueda", dijo el presidente, que calificó la audiencia de "muy lindo encuentro".

"Hacía tiempo que no lo veía, por lo que reencontrarlo fue muy grato para mí. Hablamos de los problemas que aquejan al mundo, que aquejan a Argentina y, como siempre con su gran predisposición por ayudar, y luego hablamos de cosas nuestras", añadió.

El Vaticano, por su parte, informó de que su secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y el presidente argentino abordaron la situación del país, "con especial referencia a problemas como la gestión de la emergencia pandémica, la crisis económico-financiera y la lucha contra la pobreza, destacando, en este contexto, el importante aporte que la Iglesia Católica ha ofrecido y sigue asegurando".

"Durante las cordiales discusiones con los superiores de la Secretaría de Estado, se agradecieron las buenas relaciones bilaterales existentes y la intención de seguir desarrollando la colaboración en sectores de interés mutuo", añadió sobre la reunión con Parolin, en la que también estuvo presente el secretario para las Relaciones con el Estado, Paul Richard Gallager.

Fernández se desplazó después al Palazzo del Quirinale, sede de la presidencia de la República italiana, donde Mattarella le ofreció un almuerzo en el que también estuvo presente el ministro de Exteriores y de Cooperación Internacional, Luigi Di Maio.

Y luego se reunió durante más de una hora con Draghi, sin que se hayan facilitado detalles del contenido de la entrevista.

Aunque en un principio estaba previsto que la agenda oficial de Fernández en Italia terminase hoy, no se descarta un encuentro el viernes con Georgieva para abordar directamente el tema de la deuda con la máxima responsable del FMI, según fuentes argentinas.

La directora gerente participará en el seminario económico organizado por la Pontificia Academia de Ciencias (PAC), y allí se encontrará con el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, que acompaña al presidente, junto al canciller, Felipe Sola.

El foro, titulado “Dreaming a better restart”, algo así como soñar con una mejor reanudación (de la vida), contará también con la presencia telemática de los ministros de Economía de Alemania, Wolfgang Schmidt y de España, Nadia Calviño, y del premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

Guzmán y Georgieva ya coincidieron en el Vaticano en febrero del año pasado durante un foro sobre economía sostenible e inclusión y en el que pudieron afrontar el problema de la deuda exterior que el Gobierno de Alberto Fernández intenta renegociar.

Durante su gira, el mandatario ha recabado los apoyos de España, Francia y Portugal para renegociar la multimillonaria deuda argentina, que se ha visto agravada por la pandemia del coronavirus.

Argentina trata desde el pasado año de renegociar con el FMI deudas por unos 45.229 millones de dólares, sobre préstamos originales por 44.128 millones, mientras que podría entrar en suspensión de pagos si no logra antes de final de mayo posponer los vencimientos de deudas de unos 2.400 millones de dólares con el Club de París.