EFEParís

Francia está preparada para enviar a cientos de militares a Rumanía y sería la encargada de encuadrar una fuerza internacional para la defensa de ese país miembro de la OTAN y fronterizo con Ucrania, si la Alianza Atlántica lo decidiera.

El mensaje es de la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, que en una entrevista este sábado a la emisora de radio France Inter hizo hincapié en que ese despliegue, si se produce, "no está destinado a contribuir a ninguna escalada militar".

La razón es que "el diálogo continúa y estamos convencidos de que tenemos que resolver este conflicto con el diálogo y con soluciones diplomáticas", señaló Parly. Recordó las iniciativas de París en esa línea, como la conversación telefónica que mantuvo ayer su presidente, Emmanuel Macron, con el jefe del Kremlin, Vladimir Putin.

Pero al mismo tiempo, la ministra francesa dijo que "somos realistas, somos lúcidos y nos preparamos", a la vista de los movimientos de varias decenas de miles de soldados rusos en las últimas semanas en torno a la frontera con Ucrania, con unas maniobras estos últimos días en Bielorrusia.

Por eso, reiteró que "Francia está lista, si la OTAN lo decidiera, a desplegar elementos militares en Rumanía", en concreto "varios cientos de hombres".

Parly, que recordó que Francia ya tiene fuerzas militares en Estonia que participan en el refuerzo de la defensa de ese país báltico ante las potenciales amenazas de Rusia, precisó que en Rumanía su propuesta es ejercer de "nación marco" de la fuerza internacional de la OTAN que podría enviarse allí.

"Se trata -según la titular de Defensa- de mostrar que estamos dispuestos a defender a los países (de la Alianza Atlántica) que están más cerca de esta zona de tensión" cuyo centro es Ucrania.

Hizo notar que Rumanía no solo es un país fronterizo de Ucrania, sino que tiene fachada marítima en el Mar Negro, como la misma Ucrania y Rusia.

En su conversación telefónica, Macron y Putin reiteraron sus "importantes" desacuerdos sobre la tensión en Ucrania, pero se comprometieron a continuar el diálogo. El presidente ruso le aseguró al francés que no quería la confrontación, aunque repitió las exigencias que ha planteado a la OTAN y que considera necesarias para su seguridad.

Unas exigencias entre las que está que Ucrania nunca pueda entrar en la OTAN y que se retiren las fuerzas y los equipamientos militares ofensivos en los países próximos a sus fronteras que pertenecieron al antiguo bloque soviético, como Rumanía, que Moscú querría ver también fuera de la Alianza Atlántica.