EFETrípoli

Los choques entre grupos armados rivales estallaron de nuevo esta madrugada en la capital libia, Trípoli, lo que obligó a evacuar a familias de las áreas residenciales.

Las fuerzas del comandante Osama al Yuwaili, partidario del gobierno paralelo de Fathi Bashaga, atacaron con vehículos blindados y artillería una milicia rival del Gobierno de Unidad Nacional (GUN) de Trípoli, cerca de la carretera del aeropuerto que desencadenó una nueva jornada de violencia.

La tensión en la capital aumentó con la designación por parte del Parlamento -ubicado en Tobruk y tutelado por el mariscal Jalifa Haftar- de Bashaga como primer ministro paralelo al Abdulhamid Dbeibah del GUN, con sede en Trípoli.

Los intentos de Bashaga por entrar en Trípoli y hacer su control efectivo desde mayo han generado enfrentamientos esporádicos y movimientos militares de grupos afines a cada Gobierno.

Bashaga anunció el establecimiento de la sede de su Ejecutivo en la ciudad de Sirte, en el centro costero del país, mientras anuncia intermitentemente su llegada a Trípoli, hasta ahora fallida.

El pasado 22 de julio, intensos enfrentamientos entre milicias rivales causaron la muerte de al menos 13 personas en una de las jornadas más mortíferas de la actual crisis.

La misión de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha promovido negociaciones entre instituciones rivales para avanzar hacia una convocatoria electoral que ponga fin a la crisis política.

La diplomática estadounidense Stephanie Williams concluyó el pasado 31 de julio su mandato como jefa de la misión sin que hasta el momento se haya designado un reemplazo.

Desde el derrocamiento del dictador Muamar Gadafi en 2011, el país se ha visto abocado a dos guerras civiles y sucesivas luchas de poder que estancan el proceso de transición en el que intervienen como aliados de una u otra parte potencias como Estados Unidos, Rusia, Francia, Turquía, Egipto o Emiratos Árabes Unidos.