EFENaciones Unidas

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió este martes contención a las partes en el conflicto del Yemen para evitar una intensificación de la guerra que carcome el país, tras el bombardeo de hoy de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Saná en respuesta a ataques rebeldes contra el aeropuerto internacional de Abu Dabi.

"El secretario general vuelve a hacer un llamamiento a todas las partes para que ejerzan la máxima contención y eviten una mayor escalada e intensificación del conflicto", aseguró el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.

Asimismo, el máximo representante de la ONU "lamentó" y mostró su "preocupación" por el reciente ataque aéreo contra la capital, el mayor desde 2017, en el que murieron al menos 14 personas, de las cuales por lo menos 5 son civiles.

Guterres también hizo un llamamiento para que respeten la ley humanitaria internacional, protejan a los civiles y se "adhieran a los principios de proporcionalidad, distinción y precaución".

Además, volvió a solicitar a la las partes que se impliquen de manera constructiva y sin condiciones en la mediación conducida por el enviado de la ONU para Yemen, Hans Grundberg.

La condena de Guterres se produce poco después de que la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con sede en Ginebra, expresara también su preocupación por los recientes ataques.

"En particular, las partes en conflicto deben tomar todas las medidas posibles para verificar que los objetivos son realmente militares y suspender un ataque si se hace evidente que no lo son, o que la acción sería desproporcionada", indicó hoy la portavoz de la oficina, Ravina Shamdasani, en una rueda de prensa.

El bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí fue una represalia contra anteriores ataques con misiles y drones reivindicados por los hutíes contra el aeropuerto internacional de Abu Dabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos, otro de los miembros de la coalición.