El presidente de Cataluña, Pere Aragonès, y el exmandatario de esta región española Carles Puigdemont, fugado de España al ser procesado por sedición, reclamaron este vienes desde Bélgica un referéndum de autodeterminación pactado con el Estado español.

El republicano Aragonès se reunió en la localidad belga de Waterloo con Puigdemont, que se fugó a Bélgica al ser procesado en España por la declaración unilateral de independencia cuando dirigía Cataluña en 2017.

El encuentro fue el primero desde que el mes pasado Aragonés, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), fue investido presidente con el apoyo de JxCat, el partido de Puigdemont.

La reunión en Bélgica se produjo en el mismo día en que en Barcelona, la capital catalana, coincidieron en varios actos el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Mario Draghi.

Y en un momento en que en España centra gran parte del debate político la posibilidad de que el Gobierno de Sánchez indulte a líderes independentistas catalanes que cumplen penas de entre nueve y trece años de cárcel por delitos como sedición tras la consulta ilegal de 2017.

Aragonès y Puigdemont, antes enfrentados por el liderazgo del independentismo, coincidieron en que los indultos no son "la solución al conflicto político" catalán e insistieron en reivindicar una amnistía general para encarcelados por el proceso independentista de 2017 y el ejercicio de un derecho a la autodeterminación.

Además de advertir que los indultos no supondrían que vuelvan a Cataluña tanto Puigdemont como otros líderes independentistas huidos, porque solo se pueden aplicar, y de forma parcial según la ley española, a los condenados.

Varios de los huidos, incluido Puigdemont, son eurodiputados y el levantamiento de su inmunidad como europarlamentarios está pendiente de una disputa entre el Parlamento Europeo y el Tribunal General de la Unión Europea.

"Solo un referéndum acordado con el Estado puede sustituir el referéndum del 1-O", recalcó Puigdemont en referencia a la consulta del 1 de octubre de 2017.

El posible indulto a doce líderes independentistas condenados por delitos como sedición, malversación y desobediencia ha recibido apoyos, entre otros, del presidente de la patronal española, Antonio Garramendi, y de obispos catalanes, mientras mantiene su rechazo frontal la oposición de derechas en España tanto el Tribunal Supremo del país como la Fiscalía se han pronunciado también en contra.