EFETunisie

El presidente de Túnez, Kais Said, concedió hoy el indulto presidencial a un total de 919 presos, de los que 154 obtendrán su liberación tras una reducción de su pena, con motivo del décimo aniversario de la llamada "Revolución de los Jazmines" que se celebrará mañana 14 de enero y que puso fin a 23 años de dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali.

Según un comunicado de prensa de la oficina de la presidencia, esta medida excepcional fue aprobada tras una reunión junto al ministro de Justicia, Mohamed Bousetta, y el Comité Especial de Amnistia tras haber examinado 2.350 expedientes.

"El papel del poder judicial en la administración de la justicia es primordial (...) y es inaceptable ver algunos expedientes que continúan a la espera durante años", declaró el mandatario.

El artículo 77 de la constitución tunecina otorga al presidente de la República el derecho al indulto presidencial y suele servirse en el marco de festividades nacionales.

Desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020 diversas organizaciones de la sociedad civil reclaman la amnistia de todos los presos posibles debido a la superpoblación "crónica" que sufren los establecimientos penitenciarios.

En una carta abierta, una docena de organismos, entre ellos la Liga Tunecina de Derechos Humanos y la Orden Nacional de Abogados, recordaron la importancia de prestar asistencia a las categorías sociales "más vulnerables" y criticaron el recurso excesivo de las detenciones preventivas y la ausencia de un verdadero sistema de libertad vigilada que evitaría recurrir al encarcelamiento por infracciones menores.

La población penitenciaria de Túnez se eleva a casi 23.000 personas, distribuidas en 28 prisiones, de las que el 50% está relacionado con delitos de tráfico y consumo de drogas. Por ello, uno de los principales problemas es la superpoblación carcelaria y el hacinamiento que en algunas regiones como Kairuán, en el centro del país, alcanza el 113%.

El país magrebí ha registrado hasta el momento cerca de 165.000 positivos en coronavirus y 5.343 víctimas mortales. Ante el aumento de los contagios durante la última semana y el temor al colapso de los hospitales, las autoridades han decretado un confinamiento general de cuatro días que entrará en vigor a partir de este jueves y que coincide con las celebraciones del día nacional de la Revolución.