EFEHong Kong

El destacado activista hongkonés Joshua Wong conoció hoy su tercera sentencia, esta última de 10 meses, por participar en manifestaciones no autorizadas por las autoridades, y que en total suman 27 meses y medio en prisión que empezó a cumplir el pasado diciembre.

Los 10 meses entre rejas anunciados hoy se deben a su presencia en la vigilia en conmemoración de la masacre de Tiananmen el 4 de junio de 2020, en la que fue la primera concentración por este motivo en tres décadas que no contaba con el beneplácito del Gobierno local por el riesgo de infección derivado de la pandemia.

El activista, de 24 años, no ha sido el único en saber hoy su condena por esos mismos cargos: Tiffany Yuen y Jannell Leung deberán cumplir penas de cuatro meses, mientras que Lester Shum deberá hacerlo durante medio año.

Los tres fueron elegidos como consejeros de distrito en los comicios de noviembre de 2019, en los que la oposición prodemocrática obtuvo una victoria por amplia mayoría.

"Está claro que los acusados lo hicieron de manera premeditada, desafiaron abiertamente la ley a sabiendas de que no tenían autoridad para participar en una concentración no autorizada", aseguró hoy el juez Stanley Chan.

El magistrado argumentó que "la Ley Básica (la mini-Constitución de Hong Kong) garantiza la libertad de reunión. Pero establece que esta libertad y esos derechos no son absolutos y están sujetos a restricciones sin importar el estatus de los participantes".

UN RIESGO AÑADIDO

Chan dijo que no podía pasar por alto el hecho de que, en el momento en el que se llevó a cabo la vigilia, Hong Kong seguía padeciendo el impacto de las manifestaciones antigubernamentales que tomaron las calles de la ciudad semiautónoma en la segunda mitad de 2019.

Para el juez, esto suponía un riesgo añadido ya que "las emociones pueden desbocarse y elementos indisciplinados pueden aprovechar la ocasión para incitar o animar a la violencia" durante el acto.

No obstante, la vigilia de Tiananmen en Hong Kong siempre ha sido una concentración pacífica, si bien durante las manifestaciones antigubernamentales de 2019 -de las que derivan las dos condenas previas a Joshua Wong- se registraron enfrentamientos entre algunos participantes radicales y las fuerzas de seguridad.

UN RECADO PARA LA OPOSICIÓN

Para la vicepresidenta de la Alianza de Hong Kong de Apoyo a los Movimientos Patrióticos Democráticos de China, Chow Hang-tung, las recientes sentencias a activistas prodemocráticos mandan un mensaje al público, que es que "se cortarán de raíz" todos los mítines políticos.

Chow -también acusada de haber participado en la concentración del pasado 4 de junio y cuya comparecencia ante la justicia está prevista para el mes que viene- hizo estas declaraciones en las inmediaciones del tribunal, después de que se conociera la sentencia.

Según Chow, la condena viola las normas internacionales de derechos humanos y la Ley Básica en tanto que esta protege la libertad de expresión.

Los cuatro sentenciados fueron condenados el pasado 30 de abril, pero el anuncio de su sentencia se fijó para hoy.

Aquel día, los cuatro activistas se declararon culpables de haber participado a sabiendas de la prohibición de la vigilia, que volverá a no estar autorizada este año debido a los riesgos derivados de la pandemia de coronavirus, mismo motivo que el esgrimido en 2020.

Por su parte, Wong está a la espera de que comience un caso relacionado con la polémica Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, impuesta el pasado año en Pekín, y que puede acarrear cadena perpetua por supuestos de secesión, terrorismo o confabulación con fuerzas extranjeras.

En particular, se le acusa de "conspiración para cometer subversión", por lo que es probable que su actual estancia en prisión se vea prolongada.

LA MAYOR VIGILIA DEL MUNDO

La vigilia de Hong Kong, ciudad que en 1989 acogió a un gran número de manifestantes que huyeron de la represión en la China continental, es la mayor conmemoración de la masacre del mundo, y desde 1990 se ha celebrado en el céntrico Parque Victoria cada 4 de junio.

Aunque el pasado año no había sido autorizada, al menos 20.000 hongkoneses participaron en ella.

En agosto de 2020, dos meses después de la concentración, 24 activistas (entre ellos, los cuatro sentenciados hoy, el magnate hongkonés de la prensa Jimmy Lai, el veterano activista "Pelolargo" Leung Kwok-hung, y el vicepresidente de la Confederación de Sindicatos de Hong Kong Lee Cheuk-yan), fueron acusados de haber participado.

Está previsto que el 11 de junio se presenten ante la justicia los otros 20 acusados de los mismos cargos.

Shirley Lau