EFEEstrasburgo (Francia)

Los grupos del Parlamento Europeo se mostraron partidarios de salvaguardar el acuerdo nuclear iraní después de que Francia, Alemania y el Reino Unido activaran este martes el mecanismo de arreglo de diferencias al considerar que Irán está incumpliendo sus compromisos.

El objetivo final, coincidieron en un debate en la Eurocámara sobre el aumento de la tensión en la región, es evitar una escalada de violencia que empeorare la situación tras un inicio de año muy convulso.

"Lo mejor que podría hacer Irán es aceptar las condiciones relativas al abandono de lo nuclear según lo establecido en el acuerdo y evitar de esta manera las sanciones", explicó el eurodiputado Michael Gahler, del Partido Popular Europeo, que se mostró partidario de que los europeos contribuyan a la reducción de la tensión.

La socialdemócrata Kati Piri, por su parte, advirtió de que tanto Estados Unidos como Irán juegan con la seguridad global y que el detonante de que se haya acrecentado la crisis, la muerte del general iraní Qasem Soleimaní a manos de Estados Unidos cerca de Bagdad, es la última provocación del Gobierno de Donald Trump para causar la retirada del acuerdo.

"Es crucial el esfuerzo que usted realice para reducir la tensión de la situación, aún más importante con la activación del mecanismo", dijo Piri al alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, presente en el pleno.

El jefe de la diplomacia europea pidió en una declaración este martes que las partes del acuerdo nuclear iraní afronten de "buena fe" el proceso de resolución de diferencias activado por Francia, Alemania y el Reino Unido ante los incumplimientos de Irán.

"El mecanismo de resolución de diferencias requiere esfuerzos intensivos de buena fe por parte de todos", indicó Borrell, que insistió en que, "a la luz del peligroso incremento de la tensión en Oriente Medio, preservar el acuerdo nuclear iraní es más importante que nunca".

Borrell, que destacó que el acuerdo nuclear iraní es "un logro significativo de una diplomacia multilateral sostenida tras años de negociaciones", dejó claro que el propósito de recurrir a este mecanismo "no es volver a imponer sanciones", sino "encontrar soluciones y volver al total cumplimiento del acuerdo", para el que "no hay alternativa", advirtió.

La eurodiputada liberal Hilde Vautmans instó a Borrell a "utilizar el margen" del que dispone y a garantizar que la UE tenga un papel en Oriente Próximo porque, si no, avisó, la Comisión Europea de Ursula von der Leyen "se verá víctima de una nueva crisis de refugiados".

"Viaje a Teherán o a Washington y exprese allí con una sola voz la postura de Europa", pidió a Borrell tras lamentar que hasta ahora Europa ha visto toda esta crisis desde la barrera y sin saber "a qué se dedica o qué es lo que pretende" el principal aliado de la UE.

El eurodiputado Ernest Urtasun (Verdes/ALE) defendió que el acuerdo nuclear iraní es lo único que permite mantener a la región en una situación de paz, pero que también otorga un marco para hablar con Irán de cuestiones de derechos humanos.

El español pidió emplear el mecanismo de resolución de disputas activado hoy como una "oportunidad para discutir de todo", incluyendo a las sanciones reimpuestas que, avisó, "dañan a la población iraní".

Grupos minoritarios como la ultraderecha de Identidad y Democracia criticaron que la UE haya sido "inútil" en sus esfuerzos diplomáticos y pidieron que sean los países los que se encarguen de su política Exterior, mientras que la Izquierda Unitaria Europea calificó a Estados Unidos de "la potencia política más peligrosa e inestable del mundo".