EFEPekín

La jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, aseguró hoy en Pekín que "apoya plenamente" la controvertida ley de seguridad con la que China pretende, de manera muy amplia, erradicar cualquier resquicio de "injerencia extranjera" en Hong Kong.

"Apoyamos plenamente esta legislación", zanjó hoy Lam en una rueda de prensa tras viajar a la capital china para reunirse con miembros del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), quienes trabajan ahora en una "segunda fase" para ratificar la ley.

Lam aseguró que "el Gobierno central chino otorga gran importancia" a las opiniones del Ejecutivo hongkonés y reiteró que la legislación busca "proteger la seguridad nacional y el desarrollo y prosperidad de la ciudad".

"La legislación sólo apunta a un pequeño número de personas que llevan a cabo actividades separatistas, y no afectará a los derechos e intereses de los hongkoneses que cumplan con la ley", afirmó Lam.

Asimismo, pidió a la sociedad hongkonesa que participe en unos encuentros que se organizarán en las ciudades chinas de Pekín y Shenzhen para "hacer oír su opinión" sobre la ley.

La Ley Básica (la carta magna hongkonesa) estipula que serán las autoridades de la ciudad quienes promulguen esa ley, pero no lo han conseguido desde 1997 debido a la oposición popular, por lo que el Gobierno central se acogerá a una cláusula que le permite anexar nuevas normas a la 'mini-Constitución' local.

China busca la inclusión de la ley en el tercer anexo de la Ley Básica a través de su publicación en un boletín oficial local, en vez de someterla a revisión en el Consejo Legislativo de Hong Kong.

Abogados y activistas locales temen que la ley se traduzca en un recorte de las libertades en represalia por los meses de protestas antigubernamentales en la ciudad, que en ocasiones derivaron en enfrentamientos entre la Policía y algunos manifestantes violentos.

Unas 300 personas fueron detenidas por participar en "manifestaciones ilegales" el miércoles pasado y miles protestaron contra la ley el domingo anterior, día en que la Policía detuvo a más de 190 personas a las que acusó de "atacar a agentes con ladrillos y paraguas" y de "arrojar botellas desde azoteas".

Por otra parte, Lam reiteró el martes que no cederá ante las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, después de que éste ordenara empezar un proceso para "eliminar las excepciones" por las que EE. UU. concede a la antigua colonia británica un "trato diferente y especial" con respecto a China a raíz de la ley.

Esta medida podría suponer un gran golpe para la ciudad semiautónoma, que es un importante centro financiero y comercial a nivel global, y podría suponer un castigo a China, que usa ese territorio para hacer negocios con otros países.

Entretanto, el Legislativo hongkonés retomó hoy el debate sobre una ley que busca penalizar las "faltas de respeto" a la Marcha de los Voluntarios, el himno nacional chino, que también se ha encontrado con oposición en las calles. EFE

jco/jac

(foto) (vídeo)