EFEBangkok

El Gobierno de Unidad Nacional, formado por representantes electos opuestos a la junta militar birmana, anunciaron este miércoles la formación de una milicia para defender a sus seguidores de la represión de los uniformados en Birmania (Myanmar).

En un comunicado, el "Gobierno democrático" afirmó que la Fuerza de Defensa del Pueblo es el primer paso hacia la creación de un Ejército federal que espera poder formar con ayuda de las guerrillas de las minorías étnicas.

Agregó que su objetivo es también acabar con la guerra civil que libran los militares birmanos desde hace siete décadas contra varios de los grupos armados étnicos alzados en armas.

Los militares, que tomaron el poder en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero, han matado a al menos 769 civiles, en su mayoría manifestantes antijunta que han sido reprimidos con armas militares y torturados por los uniformados.

Sin embargo, los birmanos continúan protestando a diario, en ocasiones con estrategias como las manifestaciones relámpago, que se disuelven antes de que lleguen las fuerzas de seguridad.

Algunos manifestantes han optado por la resistencia violenta, llegando a matar con armas de caza a miembros del Ejército y han formado milicias o se han unido a grupos étnicos armados.

Decenas de jóvenes birmanos se han unido desde hace semanas a entrenamientos militares con las guerrillas étnicas cansados de los escasos logros de las protestas pacíficas contra la junta militar y dispuestos a responder a los uniformados con las armas, según pudo constatar Efe en el Estado Karen, fronterizo con Tailandia.

Desde el levantamiento militar, también se han incrementado las ofensivas entre el Ejército birmano y algunas guerrillas como los rebeldes Ejército de Liberación Nacional Karen (KNLA, sigla en inglés) y el Ejército para la Independencia Kachin (KIA, sigla en inglés), lo que ha provocado al menos 20 muertos y más de 40.000 desplazados.

El Gobierno de Unidad Nacional, formado el pasado 16 de abril, ha incluido a miembros de las minorías étnicas y ha hecho un llamamiento a las guerrillas para la formación de un Ejército federal que se enfrente a los militares golpistas encabezados por el general Min Aung Hlaing.

Mientras que grupos étnicos armados como el KNLA y el KIA han mostrado su apoyo al movimiento de desobediencia civil contra la junta militar, otras guerrillas importantes como el Ejército de Arakán y el Ejército Unido del Estado Wa, la más poderosa con unos 20.000 efectivos, no se han pronunciado.

En una entrevista con Radio Free Asia, Anthony Davis, experto en asuntos militares de la revista IHS-Janes, indicó que el Tatmadaw (Ejército birmano) cuenta con unos 350.000 efectivos comparados con unos 75.000 o 78.000 por parte de las guerrillas étnicas.

No obstante, apuntó que un hipotético ataque coordinado de los grupos étnicos armados contra el Ejército birmano sería un "serio problema" para este.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas, que incluyen a los chin, kachin, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, y juntas representan más del 30 por ciento de los 53 millones de habitantes del país.

El Ejército birmano justifica el golpe de Estado por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de la líder depuesta Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que cuentan con el aval de los observadores internacionales.