EFEHong Kong

El Tribunal Superior de Justicia de Hong Kong determinó hoy que la ley impulsada por el Gobierno para prohibir las máscaras en las protestas que afectan a la ciudad desde junio es anticonstitucional, informaron medios locales.

Según la decisión del tribunal, la citada normativa -que entró en vigor el pasado 5 de octubre- va en contra de la Ley Básica, la carta magna de esta ciudad semiautónoma china.

Un grupo de 25 políticos prodemócratas, en su mayoría diputados, presentaron un recurso contra la ley, al considerar que el Gobierno había ido demasiado lejos y que estaba socavando libertades fundamentales.

Sin embargo, el fallo, recogido en un documento de 106 páginas, reconoce que la Policía tiene derecho a pedir a una persona que se identifique, por lo que pedir a una persona que retire su máscara para comprobar si los documentos entregados son veraces está implícito en el citado proceso.

La ley todavía no ha sido invalidada, y está prevista una audiencia el próximo miércoles por la mañana para dilucidar la sentencia.

Para ilegalizar el uso de máscaras, el Gobierno echó mano de una una ley de la época colonial británica, la de Regulaciones de Emergencia, que no se aplicaba desde 1967, y que puede otorgar poderes más amplios al Gobierno sin tener que pasar por el Legislativo.

En base a ella, consideró delito el uso de máscaras en las manifestaciones bajo penas de hasta de un año de prisión y multas de hasta 25.000 dólares hongkoneses (3.188 dólares).

Y, en caso de sospecha de que un manifestante tuviese la intención de ocultar su identidad con una careta, se le dio a la Policía el poder de exigir su retirada; si la persona en cuestión se negase, se contemplaban penas de seis meses de presión y multas de 10.000 dólares hongkoneses (1.275 dólares).

Hasta el 7 de noviembre la Policía ha arrestado a 247 hombres y 120 mujeres ante la sospecha de haber infringido la regulación, de los que 24 han sido llevados ante la justicia y sus casos están todavía en curso, según el diario local South China Morning Post.

De hecho, los dos primeros acusados de quebrantar esa norma volverán a comparecer ante un tribunal esta misma tarde.

La polémica ley pretende obligar a que los manifestantes dejen de usar máscaras y caretas como forma de ocultar la identidad, y así agilizar la labor policial a la hora de realizar detenciones de aquellos manifestantes violentos.

Muchos de los jóvenes que participan en las protestas utilizaban pañuelos para cubrir sus rostros, así como máscaras que imitan a la que emplea V, el protagonista de la película V de Vendetta, inspirada en el personaje histórico inglés Guy Fawkes.

Muchos en la ciudad recelaron de la medida al temer que el Gobierno acabase invocando la citada ordenanza para pedir la potestad de autorizar detenciones, censurar a la prensa, cambiar leyes o tomar el control total del transporte.

Es más, desde su aprobación los activistas han salido a las calles en numerosas ocasiones portando máscaras, en desafío a la prohibición del Gobierno local de llevar cubierto el rostro en las manifestaciones.