EFENaciones Unidas

La ONU avisó este jueves de un alarmante aumento de la violencia sexual en Somalia como consecuencia de la situación de inseguridad en el país y reclamó a sus autoridades medidas específicas para hacerle frente.

Según informes de Naciones Unidas, en 2020 unos 400 civiles, en su mayoría niñas, fueron víctimas de violación y otras formas de violencia sexual cometida por partes del conflicto somalí, un aumento de casi el 80 % respecto a 2019.

En el primer trimestre de este año, mientras, la ONU ha verificado más de un centenar de casos, señalaron en una declaración conjunta las representantes especiales para la Violencia Sexual en Conflictos, Pramila Patten, y para los Niños y Conflictos Armados, Virginia Gamba.

“Urgimos a todas las partes del conflicto en Somalia a cesar inmediatamente estas violaciones”, señalaron las dos responsables, que además reclamaron al Gobierno un nuevo plan de acción nacional para frenar este tipo de crímenes.

Según la ONU, la violencia sexual en el país está estrechamente vinculada a la situación de inseguridad, a las actividades del grupo yihadista Al Shabab y a los choques entre clanes, y ha empeorado por la pandemia de la covid-19.

Los casos vinculados a Al Shabab se han duplicado, según Naciones Unidas, que acusa al grupo de usar la violencia sexual y los matrimonios forzados para dominar áreas bajo su control.

Mientras, señala que las violaciones cometidas por milicias de clanes casi se han triplicado en el último año y atribuye más de un 15 % del total a fuerzas gubernamentales.

La ONU destaca que la inmensa mayoría de los casos quedan sin resolver, lo que “perpetúa el ciclo de impunidad”.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó a este país del Cuerno de África sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.