EFENaciones Unidas

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, instó este miércoles a las autoridades de Nigeria a que se ponga fin a la brutalidad policial y los abusos policiales denunciados en este país africano, sacudido por masivas protestas contra los abusos de los cuerpos de seguridad.

Guterres "condena la escalada de violencia registrada el 20 de octubre en Lagos, que desembocó en múltiples muertes y causó muchos heridos", aseguró su portavoz Stephan Dujarric.

Asimismo, el secretario general "instó a las autoridades nigerianas a que investiguen dichos incidentes y a que presenten a sus responsables ante la justicia", además las animó a que "exploren rápidamente vías para desescalar la situación".

El diplomático portugués también pidió a las fuerzas de seguridad del país africano que actúen siempre con la máxima contención, mientras que llamó a los manifestantes a protestar de manera pacífica y a evitar la violencia.

Finalmente, Guterres reiteró "la disposición de las Naciones Unidas de apoyar los esfuerzos nacionales para encontrar una solución".

Nigeria vivió hoy una jornada de máxima tensión por la sangrienta represión de las protestas masivas contra la brutalidad policial que sacuden al país, que se teme que haya causado decenas de muertos este martes por la noche y que recibió una amplia condena de líderes internacionales.

El epicentro de las manifestaciones se situó en el estado de Lagos, en el que se asienta la ciudad homónima, mayor urbe de África y corazón económico de Nigeria, donde las autoridades impusieron ayer un toque de queda para contener las manifestaciones.

El lunes Lagos vivió una nueva jornada de protestas masivas convocada por #EndSARS ("Acabar con SARS"), un movimiento que denuncia arrestos arbitrarios, torturas y asesinatos de la ahora ya disuelta Unidad Especial Antirrobo (SARS, por sus siglas en inglés) de la Policía nigeriana.

El Gobierno estatal anunció que ha ordenado una investigación de los hechos, si bien no ha facilitado cifras de víctimas mortales.