EFENaciones Unidas

La ONU decidió prescindir del chileno Fabrizio Hochschild, nombrado el pasado año como enviado especial para la Tecnología, tras una investigación interna en respuesta a denuncias de abuso de autoridad y acoso laboral presentadas en su contra por varias mujeres.

Hochschild, que permanecía de baja administrativa pagada desde que hace casi un año se puso en marcha la investigación, "ha sido separado del servicio en Naciones Unidas" y "ya no está empleado" por la organización, según explicó este miércoles el portavoz Stéphane Dujarric.

Las conclusiones de este proceso interno permanecerán confidenciales, según dijo el portavoz, que defendió lo prolongado de las pesquisas para garantizar un resultado riguroso.

La investigación contra el funcionario chileno se abrió en enero de 2021, pocos días después de asumir su nuevo cargo, a raíz de varias quejas de acoso y abuso de autoridad, todas presentadas por mujeres que habían trabajado con él en Naciones Unidas, tal y como adelantó entonces el medio Passblue, especializado en información sobre la organización.

Las denuncias, que no se hicieron públicas oficialmente, detallaban un supuesto comportamiento volátil por parte de Hochschild, con exigencias de lealtad y comportamientos abusivos, incluidos comentarios sobre el género o la nacionalidad de las subordinadas, según fuentes citadas por ese medio.

El chileno había sido puesto de baja administrativa hasta el final del pasado año, lo que luego se prolongó por otro mes más mientras se finalizaba el procedimiento de investigación y de revisión, después de que el funcionario pidiera ante un tribunal de disputas de la organización que se frenara la decisión de no renovar su nombramiento, que expiraba el 31 de diciembre.

Según el portavoz, una vez completado todo ese proceso interno, Hochschild fue informado del resultado y apartado del cargo.

En un mensaje publicado hoy a través de su cuenta en Twitter, Hochschild defendió que "varios factores minaron" su derecho a "un proceso justo" y dijo que está considerando pedir una revisión independiente del caso ante el tribunal de disputas de la ONU.

En su comunicado, el chileno dio las gracias a todos sus colegas que lo defendieron, "en particular frente a informaciones de prensa falsas y difamatorias" que hacían referencia a acoso sexual y malas conductas financieras y que, según aseguró, fueron desmentidas en la investigación.

"Mi afán por cumplir llevó a algunos a verme como un supervisor controlador y demasiado exigente, por lo que pido perdón", apuntó.

Hochschild comenzó su carrera en la ONU en 1988, trabajando en la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados en Sudán y luego pasó por otras agencias como la de apoyo a los refugiados palestinos (UNRWA) y la de coordinación de asuntos humanitarios (OCHA).

Más adelante, ocupó varios altos cargos de la organización en distintos países y también en la sede central de Nueva York.

Antes de su nombramiento como nuevo enviado para la Tecnología, había coordinado las conmemoraciones del 75 aniversario de Naciones Unidas.

Naciones Unidas tiene previsto buscar ahora un nuevo enviado para la Tecnología, según confirmó hoy Dujarric.