EFEBruselas

La República Checa tomó este viernes el testigo de Francia en la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, inaugurando seis meses en los que Praga orientará los debates entre los países de la UE en un contexto dominado por la invasión rusa de Ucrania y sus derivadas económicas y humanitarias.

"Mi objetivo principal es liderar a la UE a través de esta crisis y estar seguros de que hay energía y de que es asequible", declaró en rueda de prensa el primer ministro checo, Petr Fiala, acompañado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el inicio de la segunda presidencia checa del Consejo de la UE desde su ingreso en la Unión Europea en 2004.

ENERGÍA

La seguridad energética será el gran eje de la presidencia checa, marcada por un alza de los precios de la energía desconocida desde la crisis del petróleo de 1973 y por una creciente incertidumbre sobre la seguridad de suministro de gas.

"Los precios de la energía están altos y la gente, con razón, nos pide que hagamos algo", resumió Von der Leyen.

Rusia, donde la UE compró más del 40 % de gas que consumió en 2021, ha cortado total o parcialmente el flujo de ese hidrocarburo a doce Estados miembros y los países comunitarios han acordado llenar sus reservas como mínimo al 80 % antes del inicio del próximo invierno y se solidarios en caso de escasez.

La Comisión Europea ve cada vez más cerca un corte total del gas ruso a la UE y en las próximas semanas presentará un enfoque coordinado de planes de contingencia por si hay que racionar el gas.

Bruselas ha pedido a las capitales que empiecen a ahorrar ya ese combustible para hacer frente a la temporada de frío y la Agencia Internacional de la Energía ha recomendado a la UE que se prepare para reducir su consumo de gas hasta un 30 % el próximo invierno si el Kremlin cancela todos los envíos.

En paralelo, se espera que la UE vaya aprobando en los próximos meses parte de la hoja de ruta legislativa "Fit for 55" para reducir en 2030 las emisiones de CO2 en al menos un 55 % con respecto a 1990 como senda para descarbonizar la economía comunitaria a mitad de siglo.

Durante la presidencia checa, que convocará una cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno en Praga los próximos 6 y 7 de octubre, también se avanzará en la reflexión para reformar el mercado eléctrico de la UE, de forma que la carestía del gas no se proyecte sobre la factura de la luz, y se seguirá analizando el plan "Repower EU" para acelerar la desconexión con el gas ruso.

UCRANIA

La gestión de la crisis de los refugiados y la recuperación de la posguerra de Ucrania será otra de las prioridades políticas de Chequia, que se coloca al frente del Consejo de la UE cuando se cumplen 127 días desde la agresión de Rusia a Ucrania, que ha generado más de cinco millones de refugiados, de los que unos 400.000 se encuentran en la República Checa.

DEFENSA

Con el ruido de tanques de fondo en el mayor conflicto bélico en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, otro eje de acción de la presidencia checa consistirá en reforzar las capacidades de defensa de Europa y la seguridad del ciberespacio.

La OTAN ha recuperado un protagonismo que no había conocido en décadas, Suecia y Finlandia podrían ingresar próximamente en la Alianza, los países de la UE están aumentando notablemente sus presupuestos de Defensa y desde Europa se está enviando armamento a Ucrania, incluso a través de un fondo dotado con 2.000 millones de euros.

ECONOMÍA

La pandemia y la guerra en Ucrania han empujado al club comunitario a buscar una mayor "resiliencia estratégica" de su economía, que será otra de las acciones políticas que quiere impulsar Praga, dando continuidad al trabajo de los últimos años en áreas como las medicinas, los alimentos, las baterías o los chips.

Contener los precios será inevitablemente otro de los puntos calientes en la agenda de la UE en un contexto marcado por una inflación récord del 8,6 % en la eurozona.

Aunque estrictamente es una competencia que recae sobre el Banco Central Europeo (BCE), las decisiones de política energética estarán muy vinculadas a la evolución de los precios.

Por otro lado, y tras años de excepciones para responder a la crisis del coronavirus, otro de los debates económicos que se abordarán en la segunda mitad del año será la elaboración las nuevas reglas fiscales y su aplicación para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

"Tenemos que diseñar las reglas fiscales de forma que reconcilien las mayores necesidades de inversión, que sin duda están ahí, con salvaguardas para unas finanzas fiscales sólidas. Ambas van de la mano. La CE presentará sus ideas después del verano", dijo este viernes Von der Leyen.

República Checa, un país con una población de 10,7 millones de habitantes y un PIB per cápita de 18.020 euros, será el encargado de conducir los debates y negociaciones en el Consejo, que representa a los veintisiete Estados miembros de la UE en el proceso de colegislación de la UE.

En enero del próximo año, la Presidencia del Consejo pasará a Suecia, que a su vez se lo entregará a España en la segunda mitad de 2023.