EFEWashington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó hoy su "profunda preocupación" sobre "la marcha atrás" en el combate a la corrupción en Ucrania, y advirtió de que es "parte del compromiso" del Gobierno de Kiev bajo el programa de asistencia financiera del organismo.

"Estamos profundamente preocupados por los recientes acontecimientos en Ucrania que pueden dar marcha atrás al progreso realizado en el establecimiento de instituciones independientes para enfrentar la corrupción de alto nivel", indicó Christine Lagarde, directora gerente del Fondo, en un comunicado emitido en Washington.

En concreto, Lagarde apuntó a la Oficina Nacional Anticorrupción (NABU) y la Oficina del Fiscal Especial Anticorrupción (SAPO), como elementos fundamentales para el futuro del país.

La directora del Fondo insistió en que "el combate a la corrupción es una demanda clave de la sociedad ucraniana, es crucial para alcanzar un crecimiento más fuerte e igualitario, y es parte del compromiso de Kiev bajo el programa de la institución".

Lagarde urgió, por ello, al Gobierno del presidente ucraniano, Petro Poroshenko, "a asegurar la independencia de ambas oficinas" y a "aprobar rápidamente la legislación para poner en marcha un tribunal independiente anticorrupción", algo que consideró esencial para investigar con "credibilidad casos de corrupción de alto nivel".

El hecho de que el Parlamento ucraniano aún no haya aprobado esta propuesta, mantiene bloqueado el siguiente tramo a desembolsar dentro del programa de 17.500 millones de dólares del Fondo, iniciado en 2015 y por una duración de cuatro años.

El último desembolso, de 1.000 millones de dólares, se produjo en abril de este año.