EFEHong Kong/Pekín

Las protestas volvieron hoy a las calles de Hong Kong para oponerse al debate parlamentario local de una propuesta de ley que podría criminalizar los insultos al himno chino, en un momento en el que Pekín debate otra controvertida ley de seguridad en su parlamento, cuya reunión anual concluye este jueves.

Cerca de 300 personas fueron detenidas por "participar en manifestaciones ilegales", según la Policía local - citada por la televisión pública RTHK -, que recurrió al uso de esprais pimienta para dispersar a los miles de personas que salieron hoy a las calles del centro de la ciudad.

Desde por la mañana, algunos pequeños grupos trataron de bloquear el tráfico de la ciudad, tanto en el metro como en las calles.

El objetivo de los manifestantes, este miércoles, era impedir el debate de la llamada "ley del himno nacional", una propuesta que, de aprobarse en el Consejo Legislativo hongkonés, se traduciría en hasta 3 años de cárcel y multas de hasta 50.000 dólares de Hong Kong (6.450 dólares o 5.880 euros) para quien no respete la "Marcha de los Voluntarios".

LA LEY DE SEGURIDAD NACIONAL, MÁS LEÑA AL FUEGO

A este debate, ya previsto, se le sumó la semana pasada - al inicio de la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo chino) - una nueva preocupación, imprevista, con la intención de Pekín de aprobar este jueves una "ley de seguridad nacional" circunvalando el Consejo Legislativo hongkonés.

Según el Comité Permanente de la ANP, la nueva legislación prohibiría "cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central, el robo de secretos de Estado, prohibición de organización de actividades en Hong Kong por parte de organizaciones políticas extranjeras y prohibición del establecimiento de lazos con organizaciones políticas extranjeras por parte de organizaciones políticas de Hong Kong".

Todo esto con el objetivo de "salvaguardar la seguridad nacional" tras casi un año de movilizaciones prodemocráticas que han hecho tambalearse a la economía hongkonesa y que han dejado enfrentamientos entre la Policía y algunos manifestantes violentos.

El Artículo 23 de la Ley Básica (la 'mini-constitución' de Hong Kong) estipula que la ciudad ha de dotarse de legislación de seguridad en la línea de lo esbozado por Pekín, pero siempre ha resultado extremadamente polémica entre la población hongkonesa, un importante segmento de la cual se ha resistido siquiera a su debate, por miedo a que se tradujera en un recorte de libertades.

Entre los siete artículos propuestos por Pekín se encuentra una provisión que propone un mecanismo legal que permita al Comité Permanente de la ANP articular legislación para prevenir y castigar una serie de supuestos, entre ellos el de "subversión contra el poder estatal", una acusación usada frecuentemente contra defensores de los derechos humanos en China.

La vicepresidenta del Colegio de Abogados de Hong Kong, Anita Yip, aseguró hoy a RTHK que esta ley podría no solo ser utilizada contra quienes participen en actividades que amenacen la seguridad nacional, sino también a quienes las presencien, tomen o no parte en ellas.

Tanto la llamada "ley del himno nacional" como la de "seguridad nacional" han hecho saltar las alarmas entre el movimiento prodemocrático en la ciudad semiautónoma, tras meses de calma impuesta por las medidas - aún vigentes - de distanciamiento decretadas para evitar contagios del coronavirus SARS-CoV-2.

UNA ASAMBLEA CON MASCARILLA

Mientras tanto, en Pekín, se clausuró la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, un órgano asesor sin poder alguno que eleva las propuestas de sus más de 2.000 representantes (escogidos entre diversos sectores de la sociedad) a la ANP para su valoración.

La propia ANP bajará el telón este jueves tras una atípica reunión anual que, debido a la pandemia, hubo de retrasarse más de dos meses, acortar su duración e imponer estrictas medidas de seguridad, como el uso de mascarillas entre los diputados.

Hoy miércoles, los diputados escucharon un informe de trabajo de la Corte y de la Fiscalía Populares Supremas.

Mañana jueves, en la sesión de clausura, se someterán a votación no solo la mencionada ley de seguridad nacional para Hong Kong, sino también la adopción de un Código Civil, los presupuestos locales y centrales o el plan de desarrollo de este 2020 en el que China se había marcado como objetivo terminar con la pobreza extrema.

Asimismo, el primer ministro chino, Li Keqiang, ofrecerá una rueda de prensa posterior al cierre de la sesión anual para dar parte de las nuevas legislaciones y directrices aprobadas.

Por primera vez en tres décadas, la ANP no anunció un objetivo de crecimiento del PIB este año debido a la "gran incertidumbre" provocada por la pandemia del coronavirus, que ha dejado al menos 82.993 infectados, de entre los que fallecieron por la resultante COVID-19 4.634 personas.

Li aseguró en la apertura de la ANP que tal decisión se debe a la "gran incertidumbre" a nivel mundial por el virus, y advirtió de que la COVID-19 causará una "grave recesión de la economía mundial" y problemas en las cadenas de suministro, así como una contracción de las inversiones y el comercio a nivel internacional. EFE

hk-jco-jt/vec/jgb

(foto) (vídeo) (audio)