EFESídney (Australia)

El ex primer ministro de Samoa Tuilaepa Sailele y 17 legisladores de su opositora formación HRPP, electos en los comicios de abril, cerraron este viernes el último capítulo de una larga crisis política con la jura de sus cargos en el Parlamento.

Desde las elecciones de abril, terminadas en empate entre los dos principales partidos, el país quedó paralizado por disputas de poder de las que salió Fiame Naomi Mata'afa como la primera mujer en gobernar esta nación insular del Pacífico.

En la sesión de este viernes Tuilaepa, quien gobernó el país durante casi 23 años, y Mata'afa se dieron un apretón de manos -según imágenes publicadas por Radio Samoa en su página de Facebook- para simbolizar el fin de una atípica crisis política en uno de los países considerados de los más estables del Pacífico.

La ceremonia se celebra después de que el martes la Policía de Samoa bloqueara la entrada de los 18 legisladores ordenado por el nuevo presidente del Parlamento a raíz de que, supuestamente, estos no hubieran reconocido la victoria de Mata'afa y su partido FAST.

Pero el Tribunal Supremo de Samoa falló el jueves en favor de que Tuilaepa y sus 17 legisladores asumieran sus escaños.

Esta larga crisis política se originó cuando Tuilaepa se resistió a traspasar el poder a Mata'afa, quien fue viceprimera ministra entre 2016 y 2020, debido a los ajustados resultados de las elecciones del 9 de abril.

En estos comicios el HRPP y el FAST lograron 25 diputados cada uno, además de ser electo un candidato independiente quien optó por dar su apoyo a Mata'afa, aunque después 8 legisladores opositores perdieron su derecho a ocupar sus escaños debido a procesos judiciales o electorales.

La resistencia de Tuilaepa a traspasar el poder llevó a los parlamentarios del FAST a jurar sus cargos en el aparcamiento frente al Legislativo, lo que a posterior fue reconocido como legal por la justicia de Samoa, un país de 200.000 habitantes.