EFEBagdad

El clérigo chií Muqtada al Sadr, que encabeza el escrutinio parcial de las elecciones iraquíes del sábado pasado, y el también chií Amar al Hakim, líder de la corriente Al Hikma (La sabiduría), anunciaron el comienzo de negociaciones para formar un futuro gobierno, antes de que se conozcan los resultados.

Al Sadr y Al Hakim se reunieron en la ciudad santa chií de Al Nayaf, unos 170 kilómetros al sur de Bagdad, y comparecieron anoche en rueda de prensa tras llevar a cabo un "diálogo constructivo".

Al Sadr, que apadrina la alianza Sairún (Marchamos, en árabe), destacó que "la comunicación con los otros es para poner fin al sufrimiento del pueblo iraquí".

"Estoy agradecido a todos aquellos que votaron y también a los que no votaron, y a los que no votaron por los corruptos, y a los que apoyaron la reforma y la referencia religiosa, y a Irak" en las urnas el pasado día 12 de mayo, dijo el destacado clérigo.

Asimismo, afirmó que están "entrando en una nueva fase para construir el país y un gobierno paterno, democrático y tecnócrata bajo el paraguas de Irak".

Por su parte, Al Hakim declaró que el encuentro fue "una oportunidad valiosa" para abordar la situación política y los resultados de las elecciones, aunque todavía no se ha dado a conocer el reparto de escaños en el nuevo Parlamento.

"No hay dudas de que Sairún y Al Hikma representan dos bloques básicos, a partir de los que se pueden consultar otros partidos y estudiar la necesidad de formar un gobierno fuerte, nacional, que dependa de la voluntad patriótica libre iraquí, que incluya a todos los componentes y que represente a todo el pueblo", señaló.

Al Hakim dijo que desean superar las divisiones sectarias y formar un gobierno nacional iraquí, por lo que ambas fuerzas políticas están "abiertas (al diálogo con) todas las listas ganadoras".

Asimismo, señaló que el nuevo gobierno tiene que ofrecer servicios y oportunidades a los ciudadanos, y "romper la barrera y la crisis de confianza entre el pueblo y la clase política".

Según Al Hakim, la menor tasa de participación (44,52 %) respecto a las elecciones anteriores manda un mensaje claro: "el pueblo necesita un cambio, nuevas caras y servicios adecuados".

Las autoridades han anunciado los datos a nivel regional y Sairún ha sido la lista más votada en seis provincias, incluida la capital, Bagdad, donde se elige a 71 de los 329 diputados.

El recuento parcial sitúa en segundo lugar a uno de los principales rivales de Al Sadr, la coalición Al Fath (La Conquista), encabezada por Hadi al Ameri, secretario general de una milicia chií apoyada por Irán que ha participado en la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).