EFEBeirut

Miles de jóvenes estudiantes, muchos de ellos menores, se han unido en los últimos días a las protestas masivas que desde el 17 de octubre piden un nuevo Gobierno en el Líbano, desafiando no sólo a la clase política, sino también los estereotipos, por un futuro mejor.

En una sociedad extremadamente polarizada, los estudiantes han saltado las barreras levantadas entre comunidades religiosas y familias de diferente clase social, incluso entre un colegio y otro, para luchar juntos por un futuro digno.