EFEParís

El ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, irá a Ucrania el 7 y el 8 de febrero próximos junto a su homóloga alemana, Annalena Baerbock, en un contexto marcado por las especulaciones sobre una posible invasión rusa y la voluntad de París y Berlín de mantener el diálogo abierto con Moscú.

En su cuenta de Twitter, Le Drian explicó que hoy garantizó a su homólogo ucraniano, Dimytro Kuleva, "nuestro pleno apoyo y solidaridad", y anunció su visita junto a Baerbock a ese país.

"Nuestra movilización continúa, en particular en el formato de Normandía, para la desescalada de las tensiones", añadió.

El formato de Normandía alude a la instancia de negociación entre Rusia y Ucrania, en la que también están Francia y Alemania, por el conflicto en la región separatista del Donbás, que tiene una importante población rusófona y que recibe un apoyo más o menos explícito de Moscú.

Es en ese formato en el que se intentan mantener vivos los acuerdos de Minsk que establecen un alto el fuego frágil en la línea de demarcación entre las tropas ucranianas y las milicias separatistas del Donbás, así como los procedimientos para buscar una salida duradera al conflicto.

El presidente francés, Emmanuel Macron, mantuvo ayer una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la que más allá de constatar sus divergencias de fondo sobre el conflicto en Ucrania, se comprometieron a continuar el diálogo y buscar la distensión.

Horas después, Macron habló también con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, al que informó de sus discusiones con Putin, y con quien igualmente convinieron, según el Elíseo, en "continuar los esfuerzos en favor de la desescalada y del diálogo" en el marco del formato de Normandía.

El presidente francés manifestó a Zelenski "la plena solidaridad de Francia" y su "determinación para preservar la integridad territorial y la soberanía del país en un contexto de volatilidad".