Skopje, 17 oct (EFE).– Macedonia del Norte celebra este domingo elecciones municipales, una cita vista como un posible paso previo a las elecciones parlamentarias anticipadas si sale respaldada la oposición conservadora.

El 31 de octubre habrá una segunda vuelta en aquellos municipios cuyos alcaldes no salgan claramente elegidos hoy.

Los miembros de las distintas concejalías serán elegidos en una votación que abrió a las siete de la mañana y se prolongará hasta las siete de la tarde (05.00 – 17.00 GMT).

Está previsto que los primeros resultados preliminares se conozcan esta noche, según informó la Comisión Electoral Estatal.

El principal partido de la oposición, el conservador VMRO-DPMNE, perdió estrepitosamente las últimas elecciones locales, en 2017, así como las presidenciales de 2019 y las elecciones generales celebradas el año pasado.

El objetivo de los conservadores es que la cita de hoy cambie esta tendencia, aunque las encuestas realizadas durante la campaña no muestran a un claro ganador.

Los pocos sondeos publicados desde el comienzo de la campaña electoral a finales de septiembre han ofrecido resultados muy dispares, desde una victoria clara para los socialdemócratas del SDSM hasta el éxito para los conservadores.

“Ganemos las elecciones municipales primero y entonces una nueva mayoría parlamentaria será formada. Espero que se anuncien elecciones generales anticipadas pronto”, dijo el líder del VMRO-DPMNE, Hristian Mickoski, durante los mítines de los últimos días.

El líder del SDSM y primer ministro, Zoran Zaev, se ha mostrado convencido de que la coalición gobernante ganará en la mayoría de colegios electorales y prometió proyectos conjuntos entre municipios y el gobierno central.

Además del SDSM y el VMRO-DPMNE, los partidos preferidos entre los ciudadanos de etnia macedonia, las principales fuerzas políticas son los partidos de la minoría albanesa -la cuarta parte de la población es de esta etnia-: la Unión Democrática para la Integración (DUI) y la coalición entre la Alianza para los Albaneses (AA) y el partido Alternativa (AAA), formada el año pasado.

Durante la campaña, las promesas socialistas se centraron en la construcción de mejor infraestructura en los municipios, transporte público gratuito en Skopje, ayudas a la agricultura, la gasificación de los hogares, políticas verdes y de urbanismo sostenible.

La campaña de los conservadores fue muy similar, aunque sumando la crítica constante a la supuesta “gobernanza criminal local del SDSM” durante la última legislatura y los proyectos que no se han completado.

Ambos han alcanzado además acuerdos de coalición preelectorales con partidos de la minoría albanesa. SDSM y DUI, que gobiernan juntos a nivel estatal, se apoyarán en las locales, mientras que VMRO-DPMNE y AA-AAA también apoyarán a los candidatos del otro partido en las poblaciones en las que no cuenten con ninguno propio.

Por otro lado es evidente el aumento en la popularidad del joven partido izquierdista LEVICA, que podría llegar a complicar la obtención de mayorías claras en muchos de los alrededor de 80 municipios que acuden hoy a las urnas, incluyendo la capital.

SDSM quiere continuar al mando de Skopje con Petre Shilegov como alcalde y VMRO-DPMNE ha mostrado su apoyo a la empresaria y candidata independiente Danela Arsovska.