EFEJerusalén

El presidente palestino, Mahmud Abás, afirma en un artículo publicado hoy en Firmas de EFE que Palestina "sigue comprometida con la paz y las negociaciones", si bien matiza que estas deben estar "basadas en la ley internacional y las resoluciones de legitimidad internacional".

En una tribuna escrita con motivo del 25 aniversario de los Acuerdos de Oslo I (www.efeservicios.com), Abás dice que está preparado para "entablar con Israel relaciones de buena fe en un marco internacional, multilateral".

Pero se deben "incluir garantías internacionales, mecanismos de implementación y de rendición de cuentas" y, además, tiene que contar con el patrocinio de Naciones Unidas, precisa.

Israel hace tiempo que se ofrece a retomar las negociaciones de paz, estancadas en 2014, pero exige hacerlo "sin condiciones previas" y descarta cumplir las exigencias palestinas para sentarse a la mesa, que incluyen también un cese del crecimiento de los asentamientos en territorio ocupado y la liberación de los presos anteriores al proceso de Oslo.

Su ofrecimiento tiene lugar días después del anuncio por EE.UU. del cierre de la oficina diplomática palestina en Washington, que la Casa Blanca atribuyó a la negativa palestina a sentarse a negociar y a su rechazo al plan de paz que prepara el Gobierno de Donald Trump y cuyos detalles aún se desconocen.

Pese a mostrar su predisposición a un diálogo, Abás también asegura que las violaciones israelíes de la ley internacional y las resoluciones de la ONU "no son algo que se resuelva mediante negociaciones" y culpa a quienes "evitan responsabilizar a Israel" de alejar la posibilidad de la paz.

Asimismo insta a la comunidad internacional a tomar medidas para acabar con el conflicto de Oriente Medio y precisa que el mundo "tiene responsabilidad legal, política y moral para contribuir" al fin de "la mayor catástrofe e injusticia que ningún pueblo podría sufrir: la negación de su existencia".

Para ello, considera que se debe responsabilizar a Israel de sus obligaciones internacionales, acabar con la ocupación y hacer que el Consejo de Seguridad de la ONU cumpla con mantener la paz y seguridad.

"Mi pueblo sigue padeciendo grandes injusticias desde hace 101 años a las que la comunidad internacional debería haber puesto fin hace mucho tiempo", critica el también presidente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), al recordar que han perdido "cerca del 78%" de su territorio histórico.

Cuando se cumple un cuarto de siglo de los Acuerdos de Oslo, Abás recuerda que los palestinos "han analizado detenidamente vías pacíficas con la comunidad internacional (...) empezando por la Conferencia de Madrid en 1991 y siguiendo con los Acuerdos de Oslo en 1993" y defiende que han "mostrado flexibilidad".

Pero lamenta que el pacto -que valió el Nobel de la Paz a Isaac Rabin, Simón Peres y Yaser Arafat-, en vez de dar lugar a la creación de un Estado palestino independiente derivase en que se triplicase el número de colonos judíos en territorio ocupado.

La situación palestina, advierte, está en "una peligrosa encrucijada" con un gobierno israelí "que no cree en la paz" y "niega los derechos inalienables del pueblo palestino" y un gobierno de Estados Unidos que, en su opinión, "ya no defiende los valores y ley internacionales".

La relación entre palestinos y estadounidenses ha alcanzado en el último año sus horas más bajas.

Los primeros han rechazado a Washington como mediador válido en el conflicto, al considerarlo alineado con Israel tras el reconocimiento de Trump de Jerusalén como capital israelí y su traslado a la ciudad de la Embajada de Tel Aviv.

Washington ha cesado la financiación a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), anunciado recortes de ayudas a hospitales y ordenado el cierre de la oficina de representación.

Abás asegura que la fórmula para la paz "es simple y comienza con el fin de la ocupación israelí, un estado soberano palestino pleno con Jerusalén Este como su capital y el cumplimiento de los derechos inalienables del pueblo palestino a la autodeterminación, de acuerdo al derecho internacional y a las resoluciones pertinentes de la ONU".