EFELondres

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó hoy que el Parlamento debe tomar una "decisión final" sobre si quiere que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) con un acuerdo, de manera no negociada o bien suspender la ruptura.

La jefa de Gobierno, que ha solicitado a Bruselas una prórroga del "brexit" hasta el 30 de junio, compareció en su residencia de Downing Street tras una reunión con representantes de partidos de la oposición.

"Este retraso es una cuestión que lamento mucho de manera personal", indicó la primera ministra, que recalcó que no contempla aceptar ninguna prórroga del plazo de salida de más de tres meses.

Un retraso más largo obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo, lo que llevaría a una campaña "agria" y "divisoria", dijo May, que apremió a los diputados a alcanzar un consenso sobre el camino a seguir.

"Hasta ahora, los diputados han hecho todo lo posible para evitar tomar una decisión. Moción tras moción, enmienda tras enmienda, el Parlamento nunca ha decidido lo que quiere. Todo lo que los diputados han estado dispuestos a decir es lo que no quieren", expresó la primera ministra.

Antes de la cumbre de líderes europeos prevista para mañana, jueves, en Bruselas, May reiteró su llamamiento a que los parlamentarios respalden el acuerdo sobre los términos de salida que selló en noviembre con la UE y que la Cámara de los Comunes ha tumbado ya en dos ocasiones por una amplia mayoría.

"Es el mejor acuerdo que se puede negociar", insistió May, que aseguró que continuará trabajando día y noche para lograr el respaldo de sus compañeros del Partido Conservador críticos con el pacto y de sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP).

En su mensaje televisado, May subrayó que los británicos están cansados del proceso del "brexit" y "ya han tenido bastante".

"Estáis cansados de las peleas internas, estáis cansados de los juegos políticos y de procedimientos arcanos", afirmó May dirigiéndose a los ciudadanos del Reino Unido.

El Gobierno evaluó a principios de esta semana someter a votación por tercera vez el acuerdo del "brexit" antes de la cumbre comunitaria, pero el "speaker" (presidente) de la Cámara de los Comunes, John Bercow, advirtió de que no aceptará una nueva votación sobre el pacto si no incorpora alguna modificación respecto al voto que se celebró el pasado día 12.

Con todo, los medios británicos especulan con la posibilidad de que May vuelva a intentar convocar la votación la próxima semana.

Antes de su comparecencia de esta noche, la primera ministra había invitado a los líderes de los principales partidos de la oposición a una reunión para explicarles su decisión de pedir una prórroga al plazo de salida.

El líder de Partido Laborista, Jeremy Corbyn, rechazó sin embargo entrar en la sala de reuniones al comprobar que también había sido invitado Chuka Umunna, uno de los ocho diputados laboristas que dejaron el partido en febrero para formar junto con tres conservadores un grupo independiente, según explicaron otros participantes en la reunión.

Un portavoz de Corbyn indicó a los medios que los términos que se habían pactado para el encuentro fueron rotos por Downing Street.