EFEBerlín

La canciller alemana, Angela Merkel, logró el consenso con los poderes regionales para prolongar el parón casi total de la vida pública hasta el 14 de febrero, ante el temor de que las nuevas mutaciones de la covid den al traste con la fase de desaceleración, aún no consolidada, de los contagios.

Tras ocho horas de negociación con los líderes de los "Länder", la jefa del Gobierno federal anunció esa nueva prórroga en las restricciones vigentes, que implican mantener cerrado todo el ocio, la vida cultural, la gastronomía, el comercio no esencial y también la actividad escolar presencial.

Asimismo se acordó implantar el uso obligatorio de mascarillas quirúrgicas o FFP2 en el transporte público y comercios y la extensión del teletrabajo en todos los ámbitos laborales donde sea posible.

No hubo acuerdo, en cambio, para un toque de queda nocturno a escala nacional, como proponía la canciller respaldada por los expertos que asesoran a su gobierno, por falta de consenso entre los "Länder", ya que algunos lo consideran innecesario.

"Las cifras van en retroceso, pero la evolución en Reino Unido y otros países nos hacen no bajar la guardia", indicó Merkel. En la propia Alemania se han detectado ya casos relacionados con esas nuevas variantes, recordó, aunque no se ha concretado su alcance.

Este peligro obliga, a juicio de la canciller, a mantener las restricciones introducidas entre noviembre y diciembre, que en principio iban a estar vigentes hasta principios de enero.

Ya en una anterior reunión con los poderes regionales se decidió alargarlas hasta finales de este mes, a lo que sigue ahora esta nueva prolongación.

Desde noviembre está cerrada en Alemania el conjunto de la vida cultural, el ocio y la gastronomía, cierre que en diciembre se extendió al comercio y servicios no esenciales; tras las vacaciones de Navidad no se reanudó la actividad escolar presencial regular.

En la anterior reunión de Merkel y los "Länder" se introdujeron, además, restricciones a la movilidad -en un radio de 15 kilómetros alrededor de la localidad afectado- ahí donde se superen los 200 casos semanales por 100.000 habitantes.

La reunión de hoy -en formato virtual- seguía a una consulta celebrada ayer en Cancillería con expertos y virólogos, que alertaron de los riesgos de propagación de nuevas mutaciones.

DESACELERACIÓN DE CONTAGIOS

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología verificó este martes casi mil muertos con o por la covid-19 tras varios días de cifras a la baja. Se ha observado además una clara desaceleración de nuevos contagios -11.369 en las últimas 24 horas, frente a los más de 30.000 que llegaron a registrarse hace pocas semanas-.

En el conjunto de Alemania, la incidencia acumulada en los últimos siete días se sitúa en 131,5 casos por cada 100.000 habitantes. En diciembre se había registrado una incidencia máxima de 197,6 casos semanales.

El máximo de contagios en un día se había registrado el 18 de diciembre con 33.777 nuevas infecciones; el de muertos se dio el pasado jueves, con 1.244.

El total de víctimas mortales en toda la pandemia se sitúa en los 47.622, mientras que la de contagios asciende a 2,052 millones.

REFORZAR LAS AYUDAS PARA COMPENSAR CIERRES

En medio del desánimo entre empresarios, grandes o pequeños, comerciantes y autónomos por esta nueva prolongación de los cierres, el equipo económico de Merkel ha anunciado un aumento de sus ayudas a los afectados por el cierre de su actividad.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, y el de Finanzas, Olaf Scholz, han acordado un nuevo paquete para que tales apoyos lleguen con rapidez y sin trabas burocráticas a sus destinatarios, después de que en noviembre y diciembre se registraron retrasos.

"Tendremos que ayudar de nuevo con una cifra superior a los 10.000 millones de euros", afirmó el ministro, para garantizar que las ayudas será "rápidas y sin obstáculos burocráticos".

El único criterio para tener acceso a las ayudas será tener una caída en la facturación de por lo menos el 30 %.

Además, la ayuda máxima subirá de los actuales 500.000 euros al mes a 1,5 millones de euros mensuales.

Para autónomos sin costes fijos la ayuda mensual máxima aumentará de los 5.000 euros mensuales actuales a 7.500 euros al mes.

Hasta ahora Alemania ha destinado 75.000 millones de euros a ayudar a empresas.

Además se ha invertido cerca de 20.000 millones de euros en la llamada jornada reducida subvencionada para evitar la destrucción de puertos de trabajo.

Gemma Casadevall