EFEMoscú

Mijaíl Mishustin, hasta ahora jefe del Servicio Federal de Impuestos, se convirtió hoy en el nuevo primer ministro de Rusia tras la dimisión del anterior Gobierno ante la inminente reforma constitucional promovida por el presidente, Vladímir Putin.

"Las personas tienen que empezar a sentir los cambios a mejor a partir de ahora mismo", dijo Mishustin en un discurso ante los diputados rusos minutos antes de la votación.  EL NUEVO PRIMER MINISTRO RECIBE EL APOYO DE LA DUMA    El nombramiento de Mishustin como sustituto de Dmitri Medvédev al frente del Gobierno ruso fue apoyado por 383 votos a favor, cero en contra y 41 abstenciones.

Poco después Putin promulgó el respectivo decreto.

El líder de los comunistas rusos, Guennadi Ziuganov, explicó antes de la votación en la Duma que su partido no puede apoyar a Mishustin porque no conoce su programa, ni tampoco a los integrantes del futuro Gobierno.

LAS TAREAS QUE LE ESPERAN

Al intervenir en el Parlamento, Mishustin prometió trabajar en las tareas planteadas por el líder ruso en su discurso sobre el estado de la nación de este miércoles, en el que el jefe del Kremlin abogó, en particular, por mayores ayudas a familias con bajos ingresos y políticas para impulsar la tasa de la natalidad.

"Tenemos recursos financieros para el cumplimiento de esas tareas", aseguró y agregó que la implementación de los objetivos planteados al Gobierno por el jefe del Kremlin requieren 450.000 millones de rublos al año (unos 7.300 millones de dólares).

Al ser preguntado por los diputados sobre cómo piensa afrontar el estancamiento de los ritmos de crecimiento de la economía rusa, Mishustin afirmó que para revertir la situación y seguir desarrollándose, se necesitan "más inversiones" y "restaurar la confianza" entre el mundo de los negocios y el poder.

RENDIRÁ CUENTAS EN ABRIL

El nuevo primer ministro ruso tendrá que rendir por primera vez cuentas al Parlamento a finales de abril, para cuando ya ha sido programada su intervención ante los diputados.

En la actualidad, su principal tarea es formar un gabinete en el que, según analistas, algunos ministros de Medvédev podrían conservar sus carteras

Este viernes abordará el traspaso y los deberes, así como la formación del Gobierno con su antecesor.

Ya anunció que presentaría al nuevo gabinete "en breve".

SIN EXPERIENCIA POLÍTICA PERO UN BUEN GESTOR

Mishustin, que dirigía la agencia tributaria rusa desde 2010, no tiene experiencia política pero sí se ha ganado fama de buen gestor.

Es también considerado un amante de las nuevas tecnologías, lo que se enmarca en los planes de Putin de digitalizar la gestión estatal.

"Es un hombre del futuro digital", dijo a Efe Andréi Koshkin, jefe del Departamento de Politología y Sociología de la Universidad Plejánov de Moscú.

El experto agregó que el nuevo jefe del Ejecutivo ruso ya ha demostrado que es capaz de formar equipos eficientes, una capacidad que aplicará también a la selección de nuevos ministros. "Es una persona excepcional", insistió.

LAS REFORMAS QUE LE LLEVARON AL GOBIERNO

El presidente ruso causó el miércoles un terremoto político al anunciar una reforma de la Constitución, redactada en 1993, que provocó la renuncia inmediata de Medvédev y todo su Gabinete.

Según los cambios anunciados por Putin, la Duma llevaría la voz cantante en el nombramiento del jefe de Gobierno y de los ministros sin necesidad de que estos reciban el visto bueno del Kremlin.

También quiere endurecer los requisitos para los futuribles presidentes, ya que solo podrán postulare como candidatos aquellos rusos que hayan vivido en este país durante los últimos 25 años y carezcan de ciudadanía extranjera o permiso de residencia en otro país, lo que descarta a un buen número de posibles aspirantes.

El número uno del Kremlin pretende asimismo acuñar en la Constitución el Consejo de Estado, órgano consultivo presidido y creado por el actual jefe del Estado tras su llegada al poder hace dos décadas.

Todo ello enseguida hizo a los observadores políticos hablar del comienzo de la operación para resolver la "cuestión 2024", año en el que termina el segundo mandato consecutivo de Putin.

El presidente de Rusia defendió este jueves la modificación de la Carta Magna en una reunión con el grupo de trabajo creado para llevar a cabo los cambios.

"Rusia sigue siendo una república presidencialista al tiempo que (...) aumenta el papel de su Parlamento", dijo Putin y agregó que las enmiendas constitucionales buscan elevar la eficacia de las instituciones del poder, así como reforzar la sociedad civil y el papel de los partidos políticos.