EFEDacca

Miles de islamistas se concentraron este martes en Dacca para protestar por los recientes comentarios del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre el islam y su respaldo a las caricaturas del profeta Mahoma como defensa de la libertad de expresión.

La manifestación, encabezada por el partido islamista Movimiento Islámico de Bangladesh y que, según los datos de la policía, reunió a 15.000 personas, comenzó hacia las 10:30 (4.30 GMT) en la puerta norte de la mezquita capitalina Baitul Mukarram.

Los participantes marcharon hacia la embajada francesa en Dacca hasta que la policía los atrincheró colocando barricadas antes de llegar, lo que llevó a que se disolviera la marcha sin incidentes violentos, informó a Efe el oficial de policía Abu Bakar Siddiq.

Los manifestantes acusaron a Francia de promover la islamofobia portando diferentes carteles con lemas como "La islamofobia no es libertad", "Insultar al islam no es libertad", y pidiendo "Expulsar al embajador francés de Bangladesh".

La semana pasada, Macron defendió en el homenaje nacional que se rindió al profesor decapitado por mostrar las viñetas a sus alumnos en una clase sobre la libertad de expresión el derecho de la revista de sátira francesa Charlie Hebdo a publicar caricaturas del profeta.

Las imágenes de Mahoma son vistas como tabú en el islam, por lo que las palabras del mandatario provocaron una ola de condena en todo el mundo musulmán, que pidió un boicot completo de los productos franceses.

Sin embargo, hasta ahora no ha habido ninguna reacción oficial a los comentarios de Macron de las autoridades de Bangladesh, un país de 160 millones de habitantes de los cuales más del 90 % son musulmanes.

"El presidente francés debe disculparse por sus comentarios. Si no lo hace, exigimos al gobierno de Bangladesh que rompa las relaciones diplomáticas con Francia. También instamos a la gente a boicotear los productos franceses", dijo a Efe el portavoz del partido islamista, Atiqur Rahman.

Por su parte, el también participante en la protesta Fazle Bari Masood explicó a Efe que otra de sus exigencias al Gobierno es que convoque una sesión del Parlamento para condenar formalmente los comentarios del presidente francés.