EFEJerusalén

Benjamín Netanyahu no afianzó hoy su control de un comité clave que marca la agenda legislativa en el Parlamento israelí hasta la formación de un nuevo gobierno, ya que los partidos opositores consiguieron mayor peso, lo que supone un golpe para el primer ministro, aún sin mayoría para crear Ejecutivo.

Tras una votación para decidir la composición de la comisión, que establece la agenda parlamentaria en el período de transición hasta un nuevo Ejecutivo, la propuesta del partido Likud de Netanyahu fue rechazada a favor de la que presentó el bloque opositor encabezado por el centrista Yair Lapid.

El Comité de Disposiciones, el primero que se crea tras formarse el Parlamento, determina a su vez los proyectos de ley que se someten a votación en este período provisional, lo que le da gran influencia.

Según medios, el hecho de que Netanyahu no controle ese comité podría serle perjudicial en un contexto en que sigue buscando crear un Gobierno que saque a Israel del largo estancamiento político.

Netanyahu, que ganó las elecciones del pasado 23 de marzo, recibió hace casi dos semanas la tarea de formar Ejecutivo de parte del presidente israelí, Reuvén Rivlin. Sin embargo, hasta ahora no ha progresado mucho en su objetivo de lograr una mayoría mínima de 61 escaños en un Parlamento de 120.

Hasta ahora, tiene el respaldo de su propio partido, de sus socios ultraortodoxos y ultraderechistas y del ultranacionalista Yamina, pero solo llega a 59 escaños y le faltan dos para la mayoría.

Para conseguirlo necesitaría el apoyo del partido islamista Raam, abierto a la opción de respaldar una coalición de Netanyahu a cambio de más prestaciones y atención a la comunidad árabe de Israel.

Aun así, Raam votó hoy a favor de la propuesta opositora en el comité parlamentario, y tampoco descarta apoyar un posible Gobierno liderado por el heterogéneo bloque de partidos anti-Netanyahu.

Uno de los aliados del primer ministro, el Partido Sionista Religioso, abiertamente antiárabe, ha rechazado también la formación de un Gobierno que pudiera depender del apoyo de Raam.

Ante todo, las negociaciones de Netanyahu para lograr mayoría están estancadas, y hoy mostró su apoyo a una propuesta que plantea celebrar unos comicios para elegir directamente al primer ministro.

La proposición de ley fue presentada por el partido ultraortodoxo Shas, que argumentó que esta vía podría ser una salida al bloqueo político y evitar quintas elecciones generales en dos años y medio.

Ante todo, el plazo de Netanyahu para formar Ejecutivo dura hasta el 4 de mayo, aunque podría solicitar 14 días adicionales al presidente. En caso de fracasar, Rivlin podría asignar la tarea a otro candidato entre los partidos anti-Netanyahu.