EFEBruselas

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, rechazó este miércoles inhibirse de la documentación tratada en el Congreso de Estados Unidos sobre Ucrania en el proceso para un "impeachment" (juicio político) al presidente Donald Trump y defendió la política desplegada por su Administración con respecto a este país.

"He estado todo el día en reuniones y no he tenido ocasión de ver ese testimonio (...) No he visto el testimonio, no voy a inhibirme de esto", indicó Pompeo ante la prensa preguntado por la declaración hoy en el Congreso de embajador de EEUU ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland.

Sondland aseguró que Trump ordenó a través de su abogado personal, Rudy Giuliani, el "quid pro quo" a Ucrania al condicionar la ayuda militar al país a una investigación sobre la familia del ex vicepresidente y posible rival electoral Joe Biden.

Preguntado en concreto por si cree que debe considerar inhibirse de decisiones que implican documentos sobre Ucrania abordados por el Congreso, Pompeo afirmó que "sé con precisión cuál era la política estadounidense sobre Ucrania, estuve trabajando en ello y estoy increíblemente orgulloso de lo que hemos logrado".

"Hemos logrado extraordinarios resultados para el pueblo ucraniano y espero que podamos seguir haciéndolo", indicó, y agregó que "les dimos los sistemas de defensa que necesitaban, les dimos los recursos".

"La Administración anterior (del presidente Barack Obama) rechazó hacer eso y estoy orgulloso de que el presidente Trump haya liderado ese esfuerzo para que nuestra política con Ucrania fuera la adecuada", recalcó Pompeo,

Según señaló, "no solo lo planificamos sino que además lo ejecutamos y lo logramos. Seguiremos haciéndolo", y agregó que "en el Departamento de Estado nos centramos en asegurarnos de que hacemos las políticas correctas, las ejecutamos con precisión y logramos seguridad para el pueblo americano".

Las investigaciones de la Cámara de Representantes buscan determinar si Trump bloqueó de manera intencionadamente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener una investigación de Kiev sobre Biden y los negocios de su hijo Hunter en ese país.